Grace to You Resources
Grace to You - Resource

This sermon series includes the following messages:

Please contact the publisher to obtain copies of this resource.

Publisher Information

LA VERDADERA BATALLA

No podemos proteger o extender la causa de Cristo por medio del activismo político y social humano; no importa cuán grandes o sinceros sean los esfuerzos. La nuestra es una batalla espiritual emprendida contra las ideologías mundanas y dogmas dispuestos contra Dios; y logramos la victoria sobre ellos sólo con el arma de la Escritura. El apóstol Pablo escribe: "Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo "(2 Cor. 10:3-5).

Tenemos que rechazar todo lo que es impío y falso y no transigir las normas de la justicia de Dios. Podemos hacer eso, en parte, al desear la mejora de las normas morales de la sociedad y aprobando medidas que conformarían un gobierno más justo. Sufrimos al ver la indecencia generalizada, la vulgaridad, la falta de cortesía y respeto a los demás, el engaño, el materialismo autoindulgente y la violencia que están corroyendo a la sociedad. Sin embargo, en nuestros esfuerzos por apoyar lo que es bueno y saludable, rechazar lo que es malo y corrupto y tener un impacto profundamente positivo en nuestra cultura, debemos utilizar los métodos de Dios y mantener las prioridades bíblicas.

Dios no nos llama a librar una guerra cultural para tratar de transformar a nuestros países en "naciones cristianas". Dedicar todo o la mayoría de nuestro tiempo, energía, dinero y estrategia para poner una fachada de moralidad en el mundo o por encima de nuestras instituciones gubernamentales y políticas es no comprender nuestro papel como cristianos en un mundo espiritualmente perdido.

Dios ha llamado principalmente a la iglesia a que traiga pecadores a salvación a través de Jesucristo. Aun cuando el apóstol Pablo describe su misión a los no creyentes, la principal tarea de todos los cristianos para alcanzar a los perdidos es "para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios, para que reciban por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados." (Hechos 26:18; cf. Éx. 19:6; 1 Pedro 2:5, 9). Si no evangelizamos a los perdidos y hacemos discípulos de los nuevos conversos, no hacemos nada por la gente - no importa cuán beneficioso parezca – que sea de alguna importancia eterna. Si una persona es atea o teísta, criminal o un ciudadano modelo, sexualmente promiscua y perversa o estrictamente moral y virtuosa, materialista avaro o un filántropo amable - si no tiene una relación salvadora con Cristo, va al infierno. No hace ninguna diferencia si una persona no salva está a favor o en contra del aborto, si un político es liberal o conservador, si es una prostituta o un oficial de policía, pasará la eternidad separado de Dios a menos que se arrepienta y crea el Evangelio.

Cuando la iglesia tiene una postura que pone énfasis en el activismo político y social, moralizante, siempre desvía la energía y los recursos de la evangelización. Tal posición antagónica hacia la cultura secular establecida conduce invariablemente a la hostilidad de los creyentes, no sólo hacia los líderes del gobierno que no son salvos con los que no están de acuerdo, sino también hostil hacia las poblaciones no salvas de esa cultura - vecinos y conciudadanos a los que deben amar, por los que deben orar y con los que deben compartir el Evangelio. Para mí es imposible pensar en que nos convirtamos en enemigos de la misma gente que tratamos de ganar a Cristo, nuestros potenciales hermanos y hermanas en el Señor.

El autor John Seel escribe principios que se aplican a los cristianos de todo el mundo y resume así la perspectiva del creyente en la participación política:

Una fe politizada no sólo empaña nuestras prioridades, sino que también debilita nuestras lealtades. Nuestra ciudadanía principal no está en la tierra sino en el cielo. ... Aunque unos pocos evangélicos podrían negar esta verdad en teoría, el lenguaje de nuestra ciudadanía espiritual con frecuencia se mezcla con el rojo, blanco y azul. En lugar de actuar como extranjeros residentes de un reino celestial, muy a menudo parecemos [y actuamos] como apologistas residentes de un Estados Unidos cristiano. ... A menos que rechacemos la falsa confianza en la ilusión de los Estados Unidos cristiano, el evangelismo continuará pervirtiendo al Evangelio y frustrando una identidad bíblica genuina...

El Evangelicalismo estadounidense está ahora cubierto por capas y capas de actitudes históricamente formadas que oscurecen nuestro foco bíblico original. (El Púlpito Evangélico [Grand Rapids: Baker, 1993], 106-7)

Por medio de la predicación fiel y la vida santa, los creyentes deben ser la conciencia de cualquier nación en la que residan. Usted puede hacer frente a la cultura no con el activismo político y social de la sabiduría humana, sino con el poder espiritual de la Palabra de Dios. El uso de métodos temporales para promover el cambio legislativo y judicial, y el recurrir a los esfuerzos externos de grupos de presión e intimidación para lograr algún tipo de " moral cristiana" en la sociedad no es nuestro llamado - y no tiene valor eterno. Sólo el Evangelio rescata a los pecadores del pecado, la muerte y el infierno.

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2019 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Back to Playlist
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969

Welcome!

Enter your email address and we will send you instructions on how to reset your password.

Back to Log In

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize
View Wishlist

Cart

Cart is empty.

ECFA Accredited
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Back to Cart

Checkout as:

Not ? Log out

Log in to speed up the checkout process.

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize