Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abra su Biblia conmigo en el primer capítulo de la epístola de Pablo a los Romanos. Esta noche vamos a examinar los versículos 19 al 23. Ahora, este es una sección tremenda de la Escritura con tanto impacto y mucha importancia. Y debemos pensar con atención y de cerca, junto con el Espíritu de Dios conforme Él escribe a través del apóstol Pablo. Realmente creo que este pasaje responde a muchas, muchas preguntas que son preguntas constantes que son hechas acerca del significado del evangelio y la naturaleza de Dios, y el destino del hombre.

Permítame leerle los versículos 19 al 23, siga conforme leo. Debemos comenzar, creo en el versículo 18, “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen con injusticia la verdad. Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en su razonamiento y su necio corazón fue entenebrecido, profesando ser sabios se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”

Hace algunos años atrás el director del departamento de evangelismo de unas de las denominaciones más grandes en Estados Unidos, dijo esto: “No necesitamos evangelizar a la gente del mundo, que nunca ha oído el mensaje de salvación. Únicamente necesitamos anunciarles que ya son salvos.” Fin de la cita. En la actualidad estamos viviendo en un día en el cristianismo, en el que hay una tendencia creciente de lo que se llama “universalismo”. Esto es la creencia de que en últimas todo mundo va a ser salvo, que Dios es demasiado bueno y muestra demasiada gracia y es demasiado bueno como para enviar a la gente a un infierno eterno, entonces de últimas todo mundo va terminando en el cielo. No nos debe preocupar el juicio, no nos debe preocupar el infierno, Dios es demasiado bueno como para enviar a la gente ahí para siempre. Y la implicación de esto es que no necesitamos tampoco por el evangelismo. No necesitamos molestarnos demasiado por esparcir el evangelio hasta los fines de la tierra, después de todo no pueden ser responsables por lo que no conocen.

Entonces, simplemente déjalos solos y ellos van a llegar. Ahora, esta no es la postura del apóstol Pablo. Esta no es la postura de nuestro Señor, nuestro Señor dijo: “Grande es la mies, y los obreros son pocos. Rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.” Y la mies de la que nuestro Señor habló era una mies de juicio. Él vio a la humanidad como esta masa de gente que estaba a punto de ser cortada y juzgada. Y la necesidad de que labradores entraran a la mies para advertirles estaba en su mente. El Señor habló más del infierno que cualquier otra persona en la Biblia. De hecho, Él habló más del infierno que cualquier otra persona y todos juntos en el Nuevo Testamento.

Los hombres de Dios que han vivido a lo largo de la historia de la iglesia, son hombres que han entendido que Dios es un Dios de juicio, que la ira de Dios de hecho está siendo revelada en contra de la impiedad. Juan Knox, en sus rodillas por las almas perdidas, en el pequeño país de Escocia, le rogó a Dios y le dijo: “Dame Escocia o muero.” Hudson Taylor, como un joven vio a las miles de millas de multitudes no alcanzadas en China y clamó a Dios diciendo: “Siento que no puedo seguir viviendo a menos de que haga algo por los perdidos en China.” Henry Martin, después de haber llegado a la India dijo: “Aquí estoy en medio de los paganos, de la media noche y de la presión salvaje. Ahora, mi querido Señor, déjame arder para ti.”

Adoniram Judson, el gran misionero a Burma, pasó años largos, agotadores en traducir la Biblia, en medio de esto fue arrastrado a la prisión. Y mientras que estuvo en la prisión su querida esposa murió. Y después de su liberación, él fue azotado por la enfermedad y exhaló esta oración: “Señor, déjame terminar mi trabajo. Líbrame por suficiente tiempo como para colocar la Palabra salvadora en las manos de este pueblo. Tan preocupado estaba James Chalmers por aquellos sin el Salvador que es dicho de él: “En el servicio de Cristo, él soportó dificultad, hambre, naufragio, un trabajo agotador y lo hizo todo con gozo. Él arriesgó su vida mil veces, y finalmente fue matado a golpes, decapitado y comido por hombres que eran sus amigos, y a quienes él buscó iluminar.”

Robert Arthington no pudo ir al extranjero para alcanzar a los perdidos, pero mediante el sacrificio él capacitó a otros para que fueran. Él vivió en un cuarto solo y cocinaba sus propias comidas sencillas, y dio quinientos mil de sus dólares a las misiones extranjeras. Y él escribió: “Con gusto haría que el suelo fuera mi cama, una caja mi silla, y otra caja mi mesa, en lugar de que los hombres perezcan por no conocer a Cristo.” Como puede ver, ellos entendieron lo que significa morir sin Dios, y Cristo. Entendieron que los hombres inevitablemente se dirigían al juicio, entendieron que los hombres estaban bajo la ira de Dios. Y a menos de que usted entienda eso, usted no entiende el ímpetu más grande que usted tiene por la preocupación y la compasión.

Entonces, el evangelio comienza en el versículo 18, ahí es donde el cuerpo primordial de Romanos comienza. Y comienza con la ira de Dios revelada en contra de toda impiedad e injusticia de los hombres. Y como Pablo dice en Efesios 2:3, los hombres son hijos de ira. En otras palabras, nacen para la ira, la ira es su naturaleza, por así decirlo. La ira es su fin inevitable, la ira es su destino. Son herederos de ira. La sonrisa de Dios se ha vuelto un ceño frungido. Y como el salmista dijo: “¿Quién conoce el poder de la ira de Dios?” Tomas Watson, ese gran puritano escribió: “Así como el amor de Dios hace de toda cosa amarga dulce, así la maldición de Dios hace de toda cosa dulce amarga.”

Ahora, Pablo dice entonces: “El hombre está bajo ira. Ira severa.” Ahora, la pregunta que surge en este pasaje es esta: ¿acaso el hombre merece esto? Después de todo, no pudimos evitar el nacer. ¿Por qué debíamos nacer sin tener opinión al respecto y después pasar la eternidad en el infierno? No pedimos nacer, no pedimos nacer como hijos de padres pecaminosos. No pedimos nacer en un mundo pecaminoso, no pedimos ser colocados en un predicamento de juicio, ¿cómo podemos ser hechos responsables? Y esa es precisamente la pregunta que Pablo responde en este texto. La ira de Dios se revela en contra de todos los hombres, debido a su impiedad e injusticia. Ese es el versículo 18. Y los versículos 19 al 23 nos dicen porque, porque es que Dios se justifica en estar enojado en contra del pecado del hombre.

Ahora algunos hombres a lo largo de la historia del mundo, han reconocido el derecho de Dios de estar enojado. Eso es correcto. Algunos que inclusive son paganos han entendido que Dios tenía el derecho de estar enojados con ellos. Permítame darle una ilustración. Abra su biblia en 1 Samuel capítulo 4, 1 Samuel capítulo 4. Ahora, en esta época en particular de la historia de Israel, Israel no le estaba poniendo atención a Dios, en absoluto. Oh, hay un poco de muestra religiosa, pero no hay nada genuino. Pero de pronto Israel es confrontado con su enemigo de toda la vida, los filisteos, y están preocupados.

Entonces, alguien dice: “Miren, no queremos pelear contra los filisteos solos, alguien vaya a buscar a Dios.” Eso de hecho es una manera bastante buena de pensar, y en ese punto en su historia, Dios es simbolizado en el arca del pacto, la cual está en Silo. Y Dios por así decirlo, en Su presencia, moraba en el arca del pacto entre las alas y los querubines. Y entonces, cuando querían asegurarse de la presencia de Dios, tenían que tener el arca del pacto.

Entonces dijeron: “Vayan a buscar a Dios”. Y entonces se volvieron muy religiosos, corrieron, consiguieron a Dios, trajeron la pequeña caja. Ahora, para los paganos esto simplemente era un ídolo, simplemente el ídolo israelita. Y entonces vinieron y tenían a Dios, tenían la pequeña caja. Versículo 5, de 1 Samuel 4: “Aconteció que cuando el arca del pacto de Jehová llegó al campamento, todo Israel gritó con tan gran júbilo que la tierra tembló.” Dios está aquí. Hable de la llegada de la caballería, en la batalla con los indios nativos, no se habría comparado en nada a esto. Dios está aquí, el día está ganado.

Claro, los gritos dejaron a la gente sin poder oír en el versículo 6: “Cuando los filisteos oyeron la voz de júbilo dijeron: ¿Qué voz de gran júbilo es esta en el campamento de los hebreos? Y supieron que el arca de Jehová había sido traída al campamento.” El Dios de Israel ha llegado. Han conseguido a su Dios. “Y los filisteos tuvieron miedo porque decían: Ha venido Dios al campamento. Y dijeron: ¡Ay de nosotros! pues antes de ahora no fue así. ¡Ay de nosotros! ¿quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos?”

¿Por qué dijeron eso? Porque recordaron un poco de la historia egipcia. Se acordaron del ejército egipcio entero siendo ahogado, y se acordaron previo a eso de todas las plagas. Y después uno de ellos se puso de pie y dio la clásica plática motivacional, en el versículo 9: “Esforzaos, oh filisteos, y sed hombres, para que no sirváis a los hebreos como ellos os han servido a vosotros. Sed hombres y pelead.” Ahora, vamos a actuar como debemos y salgamos y ganemos esta batalla.” Y, ¿sabe usted lo que pasó? Los israelitas estaban en una euforia, pensaban que el día había sido ganado. Versículo 10: “Pelearon pues los filisteos, e Israel fue vencido.”

Ahora, espera un minuto, esa no es la manera en la que el guion debía terminar. Los israelitas debían ganar, tienen a Dios. Pero Dios no es un genio utilitario, usted no nada más frota su pequeña lamparita y dice: “Ahora Dios, has lo que debes hacer, estoy en problemas. No te he puesto atención durante mucho tiempo, pero te necesito ahora.” Dios no opera así. Treinta mil hombres de a pie de Israel fueron matados, el arca de Dios fue robada y los dos hijos de Elí, Ofni y Fines fueron matados. Devastación, los hijos del sumo sacerdote están muertos, treinta mil hombres de a pie, y se llevan al arca.

Ahora, si usted piensa que ese es un problema para los judíos, usted no ha comenzado a imaginarse que tipo de problema es para el pueblo, para la gente que tiene a Dios en su mano. Ahora, los filisteos tienen a Dios. Ahora, si usted quiere saber lo que paso vaya al capítulo 5, versículo 1. Elí, el sumo sacerdote, quien era obeso y ya mayor estaba enojado porque sus hijos habían muerto que se cayó de su pequeño banco y se rompió el cuello, y murió. Entonces, ahora el sumo sacerdote está muerto.

Entonces, la devastación ha ocurrido en Israel. Y ahora los filisteos tienen el arca de Dios en sus manos, y andan por todos lados con la presencia de Dios. Y entonces, decidieron este es el Dios israelita, lo vamos a colocar con nuestro Dios. Y entonces, lo tomaron en el versículo 2, dice: “Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón.” Dagón era un dios filisteo que era mitad pez y mitad hombre, el dios pez.

Entonces simplemente tomaron el arca y la colocaron con Dagón. Estaban en la ciudad de Asdod. Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, y he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová. Y estaban bastante confundidos por eso, debieron haber pensado que hubo algún terremoto local, o algo que hizo que se cayera. Entonces, lo volvieron a su lugar. Y volviéndose a levantar de mañana, al siguiente día, versículo 4, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová. Y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente. Y Dios estaba diciendo: “No tolero competencia alguna.” Bueno, ahora ellos saben que están en problemas. Para avanzar a lo largo del texto, de pronto “se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod,” versículo 6, “y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod.”

Hay todo tipo de traducciones de este versículo. Algunas de sus biblias podrían decir hemorroides, esa probablemente es la peor traducción. Algunas biblias dicen, “emerod” y se oye como un perfume. Tumores, y tumores internamente, en la parte interna, en la parte secreta, como lo expresan algunas versiones al final del versículo 9. De pronto la gente tiene tumores. Y después el texto dice que los que no tuvieron tumores fueron atacados por ratones contagiados por una plaga mortal. Miles de miles de personas murieron, y los que no murieron de la plaga de los ratones, recibieron los tumores.

Entonces, la gente en Asdod dijeron: “Vamos a deshacernos de esta cosa.” Y dijeron: “¿Qué vamos a hacer con esto?” Y dijeron: “Bueno, llevémosla a Gat,” lo cual no fue un gran favor para la gente en Gat. Esa es la siguiente ciudad a lo largo de la línea del área filistea. Y ahí hubo un hombre famoso de Gat, podría recordar usted, su nombre fue Goliat. Lo llevaron a Gat y los de Gat tuvieron el mismo problema.

Y entonces dijeron: “Llévenla a Ecrón,” y los ecronitas clamaron y dijeron: “No traigan esa cosa aquí.” Y estaban pasándola por todos lados, y todo mundo estaba en la misma situación. Todos o estaban muriéndose de la plaga, o terminando con los tumores. Ahora, esto es juicio. Ahora, ¿cuál va a ser la respuesta pagana? Van a decir: “¿Qué tipo de Dios eres tú? Bueno, esto no es justo.” No. No, en el capítulo 6 llamaron a sus sacerdotes y adivinos y preguntaron qué vamos a hacer.

En el versículo 3 ellos dijeron, si enviáis el arca del Dios de Israel, no la envíes vacía,” ahora escuche esto, “sino, por favor, pagadle, ¿la qué? expiación.” Le voy a hacer una pregunta simple, ¿Qué admite esta palabra expiación, o también traducida, ofrenda de transgresión? Pecado. Estos paganos sin preparación, sin instrucción sabían que de alguna manera estaban recibiendo exactamente lo que merecían, porque habían violado a este Dios. Inclusive ellos reconocieron que Dios tenía el derecho de juzgarlos. Y entonces, enviaron de regreso lo que ellos entendieron lo que era una ofrenda por el pecado.

Entonces, inclusive los paganos entendieron que Dios tenía el derecho de juzgarlos. Dijeron: “Reconocemos el pecado, te hemos deshonrado, y merecemos exactamente lo que recibimos.” Cuando Acán se robó el botín de Jericó y lo sepultó en su tienda, Josué lo confrontó y dijo: “Más vale que confieses tu pecado.” Y él lo hizo, y él confesó su pecado, y después, y solo entonces, Dios lo azotó y le quitó su vida, y a toda su familia que estaba implicada en el crimen. Pero antes de que cayera el juicio, hubo una confesión de que era lo que merecía. Ahora, escúcheme, Dios nunca juzga a menos de que el juicio sea merecido. Él es un Dios de justicia absoluta. Y si Dios juzga, y Dios derrama ira, entonces hay toda confianza en mi corazón por saber que eso es lo exactamente es correcto y apropiado en esa situación.

Ahora, regresemos a Romanos, capítulo 1. ¿Cómo puede ser un hombre responsable por su pecado? ¿Cómo podían esos paganos haber sido responsables? ¿Cómo es que esos filisteos habrían sido responsables? Digo, no tenían la ley del Antiguo Testamento, ¿cómo es que Dios pudiera matarlos con plagas y llenarlos de tumores? Y, ¿cómo es que Dios ahogó a todo el ejército egipcio? Y, ¿cómo es que Dios mató a todos los primogénitos de la tierra de Egipto? Y, ¿cómo es que Dios arrasó con ciudades enteras de los cananeos? Y, ¿cómo es que Dios pudo sepultar a Sodoma y a Gomorra? Digo, ¿cómo es que Dios puede juzgar a la gente? Digo, ¿qué tal si nunca jamás alguien les habló de la verdad? ¿Cómo es que puede hacer que ellos sean responsables? ¿Cómo es que tanta ira sea merecida?

La respuesta viene comenzando en el versículo 19. Y hay cuatro razones para la ira de Dios, cuatro razones. Y tienen un quinto resultado, y vamos a hablar de eso en la próxima sección. Pero hay cuatro razones, las llamo revelación, rechazo, racionalización y religión. Comencemos con revelación, versículos 19 y 20. La razón por la que Dios puede revelar Su ira en contra de ellos es “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.” ¿Cómo? “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen, ¿qué? excusa.

Ahora, aquí está el primer punto, la primera razón para la ira de Dios es: revelación. A los hombres se les dio la verdad de Dios. A los hombres se les dio la verdad de Dios. Los filisteos conocían la verdad de Dios. Los cananeos conocían la verdad de Dios, los egipcios conocían la verdad de Dios. La gente de Sodoma y Gomorra, y las ciudades de la planicie conocían la verdad de Dios. Todos los hombres conocen la verdad de Dios. El gran teólogo, Augusto Strong escribió: “Dios ha incorporado la evidencia de la verdad fundamental en la naturaleza misma, de tal manera que en ningún lugar él está sin testimonio.”

Ahora, hay un versículo en Efesios 2:12 que dice: “que el hombre no regenerado está sin Dios en el mundo.” Pero, el significado de esa frase, es que él ha sido desamparado por Dios, no que él es ignorante de Dios. Él está sin Dios, no porque él no conoce de Dios sino porque él no quiere recibir a Dios y por lo tanto Dios lo desampara. Ahora, esta sección se refiere primordialmente a los gentiles, porque supone únicamente lo que llamamos revelación natural, no está hablando de la Escritura, la cual se aplicaba a Israel. Israel claro, no solo rechazaba la revelación natural, sino la revelación en especial. No solo Israel rechazó la creación como la evidencia de Dios, sino que inclusive rechazaron las Escrituras. Pero aquí vemos primordialmente al mundo gentil. Y lo que él dice es que podían conocer a Dios porque Dios se ha manifestado a sí mismo a ellos. Pero de regreso en el versículo 18, como vimos la última vez, han detenido la verdad. La palabra detenido significa “suprimir”. 

Entonces, el hombre no puede decir que es ignorante. De manera total e independiente de la revelación especial, mediante la Escritura, la cual tantos nunca han oído, es una realidad, Dios se ha dado a conocer y continúa haciéndolo mediante Su creación. Los hombres por su propia iniciativa, lo reconocemos, no podrían conocer a Dios, pero el versículo 19 dice: “Que lo que de Dios se conoce les es manifiesto.” Esto es Dios se mostró a ellos. Dios nunca enviaría nadie al infierno, quién no tuviera una oportunidad de conocerlo. Dios es un Dios de justicia. Dios es un Dios de equidad.

Tertuliano, el gran padre de la primera iglesia tiene mucho que decir acerca de esta convicción de que Dios puede ser revelado en la creación. Él dice: “No fue la pluma de Moisés lo que inició el conocimiento del Creador. La mayoría de la humanidad, aunque nunca han oído el nombre de Moisés, por no decir nada de su libro, conocen al Dios de Moisés a pesar de esto. Y la naturaleza,” dijo él, “es el maestro, y el alma es el alumno. Una flor de la orilla del campo, por sí misma, creo que yo, y no digo una flor del campo. Una concha de cualquier mar que usted quiera, y no digo una perla del Mar Rojo; una pluma de un ave, por no decir nada de un pavo real, ¿le hablarán a usted de un Creador?”

“Si yo le ofrezco a usted una rosa, ¿se burlará de su hacedor? En otras palabras, la creación manifiesta a Dios. E inclusive para aquellos que parecen ser incapaces de percibir esa creación, está la manifestación de Dios dentro de ellos. La gran historia de Helen Keller, la mujer sordo-muda y ciega, sin capacidad alguna para comunicarse hasta que Anne Sullivan pasó horas y horas, día tras días y meses tras meses, para abrir la comunicación. Y cuando Anne intentó decirle a Helen Keller de Dios, su respuesta fue, ya sé de Él, nada más que no conocía Su nombre.

Veamos el versículo de nuevo, versículo 19. “Porque lo que de Dios se conoce, les es manifiesto.” Ahora, lo que de Dios se conoce es básicamente gnostos, y significa aquello que es conocible o que se puede conocer acerca de Dios. Obviamente que no podemos conocer todo acerca de Dios, inclusive mediante la revelación especial. Pero lo que se puede conocer, es revelado. Lo que puede ser conocido de Dios, lo que se puede conocer por los sentidos del hombre, puede ser conocido, escuche esto, de manera independiente de la Escritura. Eso es lo que está diciendo. Y el versículo 20, nos dice el contenido de lo que puede conocerse, dice, “su eterno poder y deidad.” Y dice, “les es manifiesto o revelado,” observe el versículo 19, “en ellos, pues Dios se los manifestó.” Les, apuntando a, en ellos, en medio de ellos, en ellos, en sus mentes. Por cierto, cualquier revelación tiene que alcanzar en últimas la mente, de lo contrario no la comprendemos, ¿verdad?

Entonces, Dios se ha revelado así mismo a nosotros. El comentarista Hodges ha escrito: “Dios por lo tanto nunca ha dejado que esté sin un testigo.” Su existencia y perfecciones siempre han sido tan manifiestas que sus criaturas racionales se ven obligadas a reconocer y adorarlo como le único Dios verdadero.” Entonces, lo que se puede conocer de Dios, ahora escuche esto, su eterno poder y deidad, ha sido revelado a todos los hombres de tal manera que están sin excusa. Y no solo, ahora escuche esto, y no solo es revelado a ellos como una realidad externa, sino en ellos como una percepción comprendida. Lo ven, y saben que es Él.

Acompáñeme a Hechos 14 por un momento, Hechos 14:16. Y aquí Pablo está hablando, y hablando de Dios y como Dios se revela a sí mismo. Y en el versículo 15 él habla del Dios vivo, quien hizo el cielo y la tierra, y el mar, y todas las cosas que hay en ellos. Y después él dice: “quien en el pasado permitió que todas las naciones anduvieran en sus propios caminos, no obstante, no se dejó a sí mismo sin testimonio,” ¿cómo? “En que hizo bien. ¿Hizo una tierra buena? Sí, “dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos,” y Él “llenó de sustento y de alegría nuestros corazones.” En otras palabras, la misma bondad de la vida habla de la bondad de Dios, el alimento, y la lluvia, y las estaciones y el gozo de vivir. Todo habla de un Creador bueno, amoroso, de gracia.

Ahora, vaya al capítulo 17, versículo 23, de Hechos, Y Pablo predicándole a los filósofos en el Areópago en Atenas, versículo 23 dice: “Aquí ustedes tienen un altar al dios desconocido,” el cual por cierto reflejaba su entendimiento del Dios verdadero, aunque no conocían su nombre. “Ustedes de manera ignorante lo adoran, entonces les voy a hablar de Él.” Ustedes saben que Él existe y ustedes tienen un altar al dios desconocido, simplemente para cubrirlo, pero no saben quién es, pero les voy a decir quién es, es el Dios que hizo el mundo, versículo 24, y todo lo que hay en él, siendo Señor del cielo y de la tierra no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de obras como si necesitase de algo, sino que él da a todos vida y aliento y todas las cosas.”

Ellos estaban acostumbrados a traer siempre alimento y colocarlo a los pies de sus ídolos. Él dijo: ustedes no tienen que alimentar a este Dios, Él ha hecho de una sangre todas las naciones de los hombres para que moren sobre la faz de la tierra, Él ha determinado los tiempos de antemano, y los límites de su habitación.” En otras palabras, Él controla las naciones. Sus límites, Él controla el tiempo, Él controla el destino, Él controla todo, “para que busquen al Señor, si quizás puedan palparle.”

En otras palabras, si los hombres tan solo lo buscaran, si tan solo simplemente vieran que Él es y lo buscaran, lo encontrarían porque Él no, ¿qué? “Él no está lejos de ninguno de nosotros, porque en él vivimos y nos movemos, y somos.” Él está ahí y Él se ha manifestado a sí mismo de una manera innegable. Escuche este pasaje sorprendente de la Escritura, Juan 1:9, escuche lo que dice, simplemente escuche: “Cristo es esa luz que está alumbrando a todos los hombres.” ¿Oyó usted eso? ¿Acaso eso significa que todos los hombres son salvos? No. Lo que significa es que todos los hombres son iluminados con el conocimiento de Dios. Cristo es la luz que está alumbrando a todos los hombres, nadie tiene una excusa. Ese es el significado del versículo 20.

Dice usted: “Bueno, espera un minuto, ¿quieres decir que toda persona en el mundo tiene una oportunidad?” Sí. De alguna manera, escúcheme, Dios es un Dios de bondad, de gracia, Dios es un Dios de amor y equidad y justicia, y Dios no derrama ira sobre personas que nunca tuvieron una alternativa, que nunca tuvieron una oportunidad. Todos tienen el conocimiento de Dios alrededor de ellos, Él se les ha mostrado, y en ellos ha percibido internamente que es Él. Y Cristo es la luz que está alumbrando a todos los hombres.

Dice usted: “Bueno, ¿cómo es que esta revelación vino?” Bueno, regrese al versículo 20, “Las cosas invisibles de él,” estos son Sus atributos, Dios es invisible, las cosas acerca de Dios que son invisibles, la esencia de Su naturaleza, la realidad de Su existencia, Sus cualidades y atributos, específicamente “su eterno poder y deidad,” o Su naturaleza divina. Dice usted: “¿Qué significan esas?” Bueno, eterno poder simplemente significa una omnipotencia que nunca falla. Su omnipotencia, Su poder tremendo está disponible para los hombres, y Su deidad o naturaleza divina, esto es que Él es sabio, que Él es bueno, que Él es amoroso, todos los elementos de la naturaleza de Dios son visibles.

Puedo decirle que Dios es un Dios de belleza al ver este mundo. ¿Usted no? Puede decirle que Dios es un Dios de bondad porque hay bondad en la vida. Puedo decirle que Él es un Dios de amor, porque hay amor. Puedo hablarles a todos de Su naturaleza, Él es un Dios quien es sabio debido a la complejidad y el diseño de Su creación. Usted puede conocer Su naturaleza divina, y puede conocer Su poder eterno. Eso es lo que él está diciendo. Mediante la creación del mundo estas cosas no son difíciles de entender, sino que claramente vistas, siendo entendidas por las cosas que son hechas.

Dice usted: “Bueno, en el tiempo en el que la Biblia fue escrita la gente no tenía ciencia. Digo, podría ver cosas, oh probablemente podían ver algunas cosas más claras de lo que nosotros las vemos. Prácticamente nosotros hemos aplastado la naturaleza con concreto. En tiempos antiguos, antes del microscopio, el telescopio, los hombres podían reflexionar en lo vasto que es el universo, podían entender el orden fijo de los cuerpos celestes, podían recoger una flor y ver de qué manera tan maravillosa los pétalos estaban ordenados. Podían ver como las hojas se pegaban al tallo, vieron el ciclo del agua conforme se evaporaba en las nubes, y era llevado sobre la tierra y depositado, entendieron el misterio del nacimiento humano, lo vieron.

Y vieron un crecimiento, conocieron la gloria de un amanecer, y la majestad de un atardecer, conocieron el ir y el venir y el rugido de los mares, y el ruido de los ríos, y el chorreo de un arroyo, y el vuelo de un ave, y la oruga que salió como mariposa. Y miraron hacia arriba y vieron lo que el salmista vio en el capítulo 19 cuando dijo: “Los cielos cuentan,” ¿qué? “la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos.” Sabían lo que el salmista tenía en mente también en el Salmo 94:9, “El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?” En otras palabras, dijeron: “Si podemos oír, entonces sea quien sea que nos hizo debe entender el oír. Si podemos ver, Él debe ver. Si podemos pensar, Él debe pensar. Y usted puede seguir con el razonamiento. Seguro que entendieron a Dios. Entendieron de Su naturaleza a partir de lo que vieron en su mundo.

En el Salmo 143:5 dice el salmista: “Me acuerdo de los días de la antigüedad, medito en todas tus obras, medito en la obra de tus manos.” Me siento aquí, y contemplo lo que Tú has hecho, dice él. Inclusive en el mundo no sofisticado de ese entonces, evaluado desde nuestros estándares, se sentaban asombrados de la creación. Observe a Job, usted simplemente lea a lo largo de Job, y ve las afirmaciones sorprendentes de ese libro acerca del poder creador de Dios y la revelación de Su naturaleza.

Pero simplemente piense en algunas cosas, permítame tan solo decirle como puede ver a Dios en la creación. ¿Sabe usted que algunas aves navegan guiados por las estrellas cuando migran? Y sabe usted que, si usted cría aves, este tipo de aves a partir de huevos que están adentro de un edificio, nunca han salido del edificio y si usted les muestra un cielo artificial, y esto ha sido realizado en un experimento científico, representando un lugar en el que su especie nunca ha estado, inmediatamente se orientan a sí mismos al lugar apropiado adónde deben migrar. Ahora, dígame usted como saben eso.

Hay un pez especial de que he disfrutado leer, llamado el pez arquero. Obtiene su alimento como cualquier otro pez, simplemente nada y abre su boca y toma su alimento. Pero tiene la capacidad sorprendente de disparar gotas de agua, con gran precisión, y derribar insectos que están en el aire. Y sabía usted que hay una pequeña cosa llamada el escarabajo bombardero, que produce químicos que se mezclan de manera perfecta y en el momento correcto explotan frente a su enemigo, pero la explosión nunca ocurre de manera prematura y nunca hace que estalle el escarabajo.

Piense en el ciclo hidrológico del agua, lo cual simplemente me deja impresionado. El agua es levantada en contra de la gravedad a partir del mar, a miles de metros en el aire y ahí se suspende, simplemente queda suspendida, agrupada en nubes, y después las nubes flotan hasta llegar a la tierra y se precipitan o caen en forma de líquido. Ahora, no podemos inventar una máquina que haga eso, entonces Dios tiene una, y es el sol. Y lo hace todo, y está únicamente a más de noventa y tres millones de kilómetros de distancia. No es sorprendente que el salmista dice: “El poder le pertenece a Dios.” No es sorprendente que él dice: “La grandeza de su poder.” No es sorprendente que Nahúm dice: “Jehová es grande en poder.” Isaías dice: “Jehová Dios es fortaleza eterna.” No es sorprendente que el salmista en el capítulo 65 dice: “Quién, por su poder, establece los montes.”  

¿Sabía usted que los científicos, cómo usted sabe los científicos siempre han tratado de decir que todo es evolución y todo es explicado por ciertas circunstancias y demás, fuera de Dios? Pero realmente se les está acabando la capacidad de decir eso, están rápidamente perdiendo su argumento. Robert Jastrow, por ejemplo, quien es un astrofísico y actualmente es el director del Instituto Goddard de la NASA para estudios del espacio, él dice esto: “Ahora vemos como la evidencia astronómica apoya la postura bíblica del origen del mundo. Los elementos esenciales en los relatos astronómicos, y bíblicos del Génesis son los mismos. No fue evolución en absoluto,” dice Jastrow. “¿Pregunta que causa produjo este efecto? ¿Quién o qué colocó la materia o la energía en el universo? Y la ciencia no puede responder.”

Él sigue, “Para el científico que ha vivido mediante su fe en el poder de la razón, la historia termina como un mal sueño. Él ha escalado las montañas de la ignorancia. Él está a punto de conquistar la cima más elevada, y conforme él se esfuerza por llegar a la roca final, él es saludado por un grupo de teólogos que han estado ahí durante siglos.” Gran afirmación. En otras palabras, cuando usted estudia la ciencia, la conclusión es que Dios creó al mundo. Y en la actualidad, con el telescopio de doscientas pulgadas en el Monte Palomar, los astrónomos pueden mirar al espacio hasta cuatro mil millones de años luz. Si usted no entiende eso, intente más de veinticinco sextillones de kilómetros.

¿Sabe usted cuanto, simplemente ese espacio cubriría eso hasta dónde ellos pueden ver? Al poder cúbico sesenta y siete de pulgadas de espacio. Si alguien hubiera estado examinando esta cantidad tan grande de volumen al paso de un millón de billones de millas cúbicas por día, desde que el universo comenzó él apenas habría llegado a poco menos de la mitad. El universo que vemos con ese telescopio es una pequeña parte del espacio en sí, ¿puede imaginar usted el poder? Después, algún cerebro de chícharo viene y dice: “Bueno, había una vez una cosa de una célula, y se dijo a sí misma, seamos dos.” Y de ahí salió todo.

Un boletín de prensa de la Universidad de Alberta en Canadá dijo: “Podría sorprenderle a las personas en un clima templado, oír que en promedio hay mil ochocientas tormentas en actividad en cualquier momento dado. Y la energía producida por estas tormentas llega a números casi inconcebibles de mil trescientos millones de caballos de fuerza. Una máquina Caterpillar grande tiene una potencia de cuatrocientos veinte caballos de fuerza que necesita cien galones de combustible por día. ¿Cuánto combustible Dios tiene para operar tormentas con una potencia de caballos de fuerza de mil trescientos millones diariamente?

Un físico canadiense escribió: Una lluvia de cuatro pulgadas demandaría que se quemaran seiscientos cuarenta millones de toneladas de carbón, para evaporar suficiente agua para una lluvia de esa magnitud. Y para volver a enfriar esos vapores que fueron producidos y recolectarlos en nubes, se necesitarían otros ochocientos millones de caballos de fuerza de refrigeración operando noche y día durante cien dias. Los especialistas en agricultura, por ejemplo, han descubierto que el granjero promedio en Minnesota, y esto es de manera gratuita, recibe cuatrocientos siete mil quinientos diez galones de agua por acre al año. Eso es lo que el Señor le da. Casi medio millón de galones de agua al año, para su granja. Sin costo.

¿De dónde consigue Dios todo el poder para estar moviendo esto por todos lados? Missouri tiene siete mil millas cuadradas, y treinta y ocho pulgadas en promedio de lluvia. Esa cantidad de agua es equivalente a veinte dos pies de profundidad, doscientas cincuenta millas de largo, y sesenta millas de ancho. Y Dios mueve esa agua simplemente en ese estado. El Museo Natural de Estados Unidos dice que las especies de insectos ahora llegan a diez millones. Y yo sé que todas estuvieron en su último día de campo, ¿verdad? ¿Se da cuenta de que hay dos mil quinientos tipos de hormigas? Y solo una colonia puede tener cien millones de hormigas. ¿Sabe usted que hay cinco mil millones de aves en Estados Unidos? Algunos pueden más de quinientos kilómetros cruzando el Golfo de México.

¿Sabía usted que los patos reales pueden volar a sesenta millas por hora, las águilas a cien millas por hora, y un halcón puede caer en picada a una velocidad de ciento ochenta? Sé que usted no sabía que el bacalao puede poner nueve millones de huevos, pero puede. La tierra tiene veinticinco mil millas en su circunferencia, pesa seis septillones quinientos ocho sextillones de toneladas, y cuelga en el espacio vacío, y gira a mil millas por hora, con precisión perfecta de tal manera que el tiempo se mantiene hasta la milésima de segundo. Y al mismo tiempo viaja por el espacio girando alrededor del sol, en una órbita de quinientos ochenta millones de millas, a mil millas por minuto.

¿Sabía usted que la cabeza de una cometa puede ser de diez mil a un millón de millas de largo, y la cola tan larga como cien millones de millas, y viajar a trescientas cincuenta millas por segundo? Ahora, ¿de dónde sale la fuerza para todo esto? El cometa de Halley, por cierto, ha viajado sin detenerse para cargar gasolina, durante setenta y seis años. Considere el corazón humano, es del tamaño de su puño, pesa menos que doscientos cincuenta gramos. Su corazón realiza suficiente trabajo en doce horas, como para levantar sesenta y cinco toneladas a una pulgada del suelo.

Considere el sol, el sol quema cuatro millones de toneladas de materia por segundo. Si usted pudiera convertir la energía que el sol emite en caballos de fuerza, usted terminaría con quinientos millones de millones de billones de caballos de fuerza. Si eso es demasiado grande como para comprenderlo, eso es lo mismo que uno y medio millones de millones de billones Corvettes. Piense en la distancia del sol, la distancia de la tierra al sol es de noventa y tres millones de millas, como dije. Para que la luz del sol llegue aquí, en ocho y medio minutos tiene que viajar a ciento ochenta y seis mil millas por segundo. La velocidad de la luz son ciento ochenta y seis mil millas por segundo, y si usted toma esa velocidad de ciento ochenta y seis millas por segundo viajando a sesenta segundos por minuto, sesenta minutos por hora, veinticuatro horas al día, trescientos sesenta y cinco días al año, esa luz viaja por más de seis trillones de millas en un año.

Sin embargo, si usted fuera a cruzar nuestra galaxia, la Vía Láctea, en dónde está nuestro sistema estelar, viajando a ciento ochenta y seis mil por segundo, seis trillones de millas al año, le tomaría a usted ciento veinticinco mil años cruzar nuestra galaxia, y la nuestra es una de millones. Ahora, si usted está pidiendo misericordia, aquí acabo.

Ahora, considere cuan pequeños somos. Los átomos no son visibles, sabemos que existen, pero hasta el día de hoy nunca nadie ha visto un átomo, son tan pequeños que se necesitan tres átomos para hacer una molécula de agua. Y si usted fuera a tomar toda molécula de agua en una gota de agua, y las inflara de tal manera que cada molécula fuera del tamaño de un grano de arena, usted tendría suficientes granos de arena como para producir un camino de un pie de grueso, media milla de ancho, y el camino iría desde Los Ángeles hasta Nueva York. Pero, ¿sabía usted que el átomo es primordialmente espacio vacío? El material en sí, y esto me cautiva, en un átomo toma la trillonésima parte en el volumen del átomo, y lo que usted realmente tiene es muchas pequeñas órbitas, todo primordialmente es espacio vacío.

Por ejemplo, si a la persona promedio la apretáramos y le sacáramos todo el espacio vacío que hay en ella, ¿cuánto volumen cree usted que ella ocuparía? Tome una persona de seis pies de altura y toda la masa en sí que hay en él, cuando todo el espacio ha sido sacado, él cabría en la cabeza de un alfiler, porque él ocuparía la centésima parte de una millonésima de pulgada cúbica.

Entonces, no discuta cuando alguien dice: “No eres nada.” Pero, ¿quiere oír algo sorprendente? Esa centésima de millonésima de pulgada cúbica sería tan pesada que una pulgada cúbica completa de eso pesaría un billón de libras o más. Increíble. Escuche, si Dios dice que Él es visible a Su creación, entonces Él es visible en Su creación. Usted puede ver el poder eterno, usted puede ver la naturaleza divina de Dios, usted puede ver la creación. Y también la puede ver un cananeo, un filisteo, un egipcio, o cualquier persona viviendo en cualquier período de la historia hasta el día de hoy, y él va a ver que Dios es.

Tiene que haber una causa para todo este efecto, tiene que haber un diseñador para todo este diseño. Digo, cuando alguien me dice que simplemente sucedió, eso no tiene más sentido que decir que usted puede desarmar su reloj, colocar todas las partes en su bolsillo, y ver cuánto tiempo tarda en sacudir sus pantalones, antes de que usted escuche un segundero. Es absolutamente ridículo. El diseño habla de un diseñador.

Y entonces, usted sabe que Dios es, y si usted sabe que Dios es, usted sabe que Dios es poderoso, y usted sabe que Dios es divino. Y esa es la razón por la que al final del versículo 20 dice que los hombres no tienen excusa. Toda persona viviendo sobre la faz de la tierra ha experimentado a Dios, Su sabiduría, Su poder, Su generosidad, y en todo momento de su existencia, aunque no lo han reconocido a Él, Él ha estado ahí, Él ha limitado sus vidas, Él los ha estado sustentando, Él los ha estado enriqueciendo, Él les ha estado dando a ellos, y en su sentido lo han percibido de tal manera que no tienen excusa.

Y como el Antiguo Testamento dice, un hombre que está perdido, aunque sea un necio no necesita errar. La revelación general es el cimiento de toda condenación. Los hombres tienen la oportunidad porque Dios está evidente por todos lados. Ese únicamente es el primero de cuatro puntos, pero mi tiempo se acabó y lo mejor está aún por venir. Oremos juntos.

Mientras que sus cabezas están inclinadas, simplemente un comentario. Escuche, si Dios juzga, Él juzga de manera justa, con equidad, porque el hombre no tiene excusa. Mucho más usted no tiene excusa, quien conoce el evangelio y el nombre del Hijo de Dios, el Señor Jesucristo, cómo escapará usted si descuida una salvación tan grande. Porque la ira de Dios se revela en contra de todos aquellos que detienen la verdad, y la suprimen en injusticia. La Biblia dice que el camino a Dios es mediante Cristo, y Él le ofrece a usted esa oportunidad. Si usted está con nosotros en esta noche y no conoce a Cristo, abra su corazón, confiéselo como Señor, crea el evangelio, las buenas noticias que él vino al mundo y vivió y murió y resucitó por su pecado, y entre a la vida de Dios. Y salga de la ira de Dios.

Padre, oro en este momento por cualquiera que esté en el medio de nosotros que no conoce a Cristo, que ésta sea la noche de su redención y salvación. Para aquellos de nosotros que somos cristianos, gracias por confirmar de nuevo en nuestros corazones la verdad de Tu poder y la naturaleza divina tuya que es tan evidente para nosotros en nuestro mundo creado. Oh Dios, que con valentía seamos fieles a Ti en un mundo de escépticos que conocen, pero detienen el amor. Oh Dios, que seamos fieles con valentía, para dar testimonio de Ti en un mundo de escépticos que conocen la verdad, pero por amor a su pecado la detienen.

Padre, traspasa los corazones de algunos en esta noche. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

This sermon series includes the following messages:

Please contact the publisher to obtain copies of this resource.

Publisher Information
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969

Welcome!

Enter your email address and we will send you instructions on how to reset your password.

Back to Log In

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize
View Wishlist

Cart

Cart is empty.

ECFA Accredited
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Back to Cart

Checkout as:

Not ? Log out

Log in to speed up the checkout process.

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize