Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Bueno, continuamos en nuestra serie acerca de cómo estudiar la Biblia, o como obtener lo máximo de su Biblia. Hemos establecido muchas cosas preliminares para elevar su confianza y abrir su apetito con respecto a estudiar las Escrituras. Hemos hablado de quien puede estudiar la Biblia con eficacia, AClos que han naciAdo de nuevo, únicamente los que tienen un deseo fuerte, que son diligentes, que son puros y santos, que son obedientes, y están orando, pueden usar bien la Palabra de verdad.

Y entonces, dependemos de la obra del Espíritu Santo en todas esas áreas, el Espíritu que nos da nueva vida, el Espíritu quien implanta en nosotros el hambre por la verdad, el Espíritu que nos concede la diligencia y quien nos limpia de pecado y nos lleva hacia la santidad. El Espíritu quien opera en la obediencia a nosotros, el Espíritu quien nos motiva a orar está detrás de todos estos requisitos para el estudio de la Palabra de Dios.

Ahora, dado que entendemos la importancia de la Palabra de Dios, que de hecho es la Palabra de Dios, y nos hemos esforzado por decir eso, y en varias maneras en las últimas dos semanas. Y dado que nuestras vidas están bien delante del Señor, le pertenecemos a Él, tenemos este deseo esta diligencia, ésta santidad, éste compromiso con la obediencia, y con abordar en oración, o acercarnos con oración a la Palabra de Dios, ¿cómo entonces debemos estudiar las Escrituras? ¿Cómo debemos entender este libro? Parece tan difícil, un libro tan grueso, un libro tan largo. De hecho, 66 libros constituyen este libro, hay tantos detalles, y debido a que toda palabra, por lo tanto, toda frase, y toda oración, y todo párrafo y todo capítulo, y todo libro en sí mismo tiene una importancia tan seria, ¿cómo podemos llegar a entender la totalidad de la Palabra de Dios, que formato usamos? ¿Qué estrategia usamos para estudiar eficazmente la Biblia?

Y quiero compartir con usted, simplemente algunas de las cosas básicas que son esenciales para llegar a un entendimiento de la Palabra de Dios. Algunas a ustedes van a serle familiares y algunas de ellas quizás van a ser nuevas para usted. Es suficiente decir, a manera de una pequeña introducción. Uno de los problemas graves de la iglesia en la actualidad es un mal entendimiento del significado de las Escrituras. Cómo le dije esta mañana, inclusive el domingo pasado por la noche, esperamos que los incrédulos interpreten de manera equivocada las Escrituras, ¿no es cierto? Porque son naturales y no pueden entender las cosas de Dios, la Biblia en su verdad está cerrada para ellos, porque la Biblia únicamente es entendida por aquellos que son enseñados por el Espíritu de Dios. Y debido a que no tienen al Espíritu y no tienen la vida de Dios, no esperamos que los incrédulos lleguen a la respuesta correcta.

Pero también es verdad que en muchos casos hay creyentes, quienes por varias razones malinterpretan las Escrituras. Vienen a las Escrituras con sus presuposiciones, y forzan la Biblia para que se conforme a esas preposiciones. Vienen a las Escrituras con su teología pre digerida, y su entendimiento de la doctrina quizás del pasado, y quieren forzar la Palabra de Dios en eso, oh quizás están enamorados de algún maestro prominente o escritor prominente, y en cierta manera se alinean con ese individuo y quieren afirmar lo que él dice, o lo que ese grupo dice, sin considerar un entendimiento cuidadoso de las Escrituras. Obviamente se ha hecho un daño severo a la obra de Dios, un daño severo se ha hecho en contra de la iglesia de Jesucristo mediante la mala interpretación de la Escritura.

Y hay tantas malas interpretaciones de la Escritura bajo el nombre del cristianismo que la mayoría de la gente no cristiana asume que no hay una interpretación correcta de la Biblia. No es justo decir eso. La mayoría de la gente no cristiana diría, “Bueno, es la interpretación personal de todo mundo, eso es obvio porque hay tantas perspectivas. Y eso es algo más bien extraño, porque en la mayoría de los casos, si usted es por ejemplo un musulmán, usted está encerrado en una perspectiva bastante clara y común de los escritos musulmanes que tienen autoridad. Y en esencia son aceptados de manera universal y entendidos de la misma manera.

Si usted es un mormón, no hay muchas variaciones en cómo las Escrituras deben ser interpretadas, y que doctrinas son creídas. Si usted es un testigo de Jehová, sería lo mismo. Si usted está en la ciencia cristiana, o en cualquier otra de las sectas cuasi cristianas, hay una uniformidad mucho mayor. Inclusive dentro de la iglesia católica romana, hay mucho menos confusión acerca de lo que la iglesia enseña, de lo que hay en el cristianismo evangélico, y verdadero. Y una de las razones por las que, durante la época oscura, la iglesia católica romana no quiso que la gente tuviera la Biblia, una de las razones por las que nunca colocaron la Escritura en las manos de la gente, por el periodo de tiempo desde el 500 al 1500, el periodo conocido como la época oscura, era porque tenían miedo de que, si la gente tenía acceso a la Escritura, sin la capacidad y la preparación para interpretarla correctamente, la malinterpretarían.

Y entendemos ese temor, porque eso de hecho es el caso. Mientras que todavía tenían una responsabilidad de colocar la Escritura en las manos de la gente, era una suposición correcta que cuando tenía la gente la palabra de Dios terminaría con todo tipo de malas interpretaciones. No obstante, por otro lado, era una suposición incorrecta que solo la iglesia podía ser el intérprete con autoridad de la Escritura, solo el sistema católico romano tenía el derecho de ser el intérprete. Esa también fue una suposición equivocada. La suposición correcta es que usted le da la Palabra de Dios a la gente, y después usted le enseña a la gente a como trazar correctamente la verdad. Usted no la mantiene alejada de ellos.

Pero es verdad, la Biblia en manos de la gente, puede ser la fuente de la verdad, o la fuente de la confusión. Inclusive dentro del marco de la iglesia, la iglesia ha terminado con todo tipo de doctrinas muy raras, debido a malas interpretaciones. De hecho, tipos de cosas raras han ocurrido en la vida de la iglesia debido a una mala interpretación de la Palabra de Dios. Sectas han surgido como usted sabe, a lo largo de la historia debido a la mala interpretación. Con mucha frecuencia mala interpretación, codificada de manera categórica, y definida por gente singular como Mary Baker Eddy, en el caso de la Ciencia Cristiana, o visión especial supuestamente que vino a José Smith en el caso de los mormones, y todos esos siendo entonces la interpretación o la interpretación apropiada de la Escritura.

Pero no solo mediante esos medios místicos, todavía hay en la actualidad muchas personas cristianas quienes ofrecen una interpretación, o un entendimiento de la Escritura que es totalmente equivocado. Su influencia varía, algunas de esas personas nunca obtienen o llegan a tener ninguna influencia afuera de su propia casa, por lo cual podemos estar agradecidos hasta cierto grado. Otros de ellos tienen mucha influencia, han sido impresos, están en libros, sus libros se han distribuido mucho, y el caos reina de extremo a extremo. Realmente entendemos eso. sabemos que hay mucha confusión de hecho, le he dicho muchas veces, no necesito señalarlo de nuevo, excepto por comentar acerca de esto de manera muy breve, que vivimos en un tiempo en el marco de los evangélicos, en donde decir que esta es la interpretación correcta y todas estas están equivocadas es visto como algo no espiritual, no amoroso, impío.

Porque inclusive los cristianos han llegado a la conclusión de que casi cualquier cosa se acepta al interpretar la Biblia. Supuestamente debemos tolerar a la gente que cree en la cruz, por ejemplo, que Jesús se convirtió en un pecador y tuvo que ir al infierno y sufrir por los pecados de él. Supuestamente debemos abrazar a esas personas como nuestros hermanos cristianos y tolerar eso. Supuestamente debemos abrazar como cristianos a esas personas que creen que uno es salvo, por el bautismo, y fuera de ser hundido o sumergido en agua, uno no puede irse al cielo. Supuestamente debemos abrazar a gente que cree que hacen una contribución a su salvación, que es gracia, pero es gracia cooperando con obras humanas lo que lleva a cabo la redención.

Supuestamente debemos abrazar a esas personas y llamarlas nuestros hermanos y nuestras hermanas y hacer algo menos que eso es impío, y no amoroso, y no bíblico, y no semejante a Cristo. Debemos supuestamente abrazar a gente que malinterpreta y malentiende de manera total la importancia de la inspiración, que no entiende que la Biblia es el fin de toda revelación, y que malinterpreta el ministerio del Espíritu Santo, y debemos abrazarlos de manera inequívoca, y sin cuestionarlos, y cuestionar su mala interpretación de esas cosas, de alguna manera es atacar la unidad de la iglesia. Ese es el ambiente de la actualidad, y no es un ambiente en el que la interpretación bíblica cuidadosa, probablemente va a florecer, ¿verdad?

Porque la interpretación bíblica cuidadosa, por naturaleza es divisiva, porque si usted llega a una conclusión correcta de las Escrituras, entonces todo lo demás está mal. Y entonces, no es un tiempo para esto, desde el punto de vista del ambiente del cristianismo en la actualidad, pero ciertamente es un tiempo para esto desde el punto de vista de Dios quien nos manda conocer Su palabra, al trazarla de manera correcta. Somos llamados a un entendimiento apropiado de las Escrituras para que podamos entender verdaderamente el mensaje de Dios, para que podamos practicarlo, creerlo, y vivirlo. Debemos también entender la Palabra de Dios, porque cuando la creemos la vivimos, la practicamos por lo tanto traemos sobre nuestra vida la plenitud de la bendición de Dios, y tenemos la oportunidad de darle la gloria que su nombre merece. Cualquier mala interpretación de la Escritura es un cortocircuito del propósito que Dios diseñó para ella. Y usted no puede justificar eso, de ninguna manera.

Entonces, vemos de nuevo la responsabilidad del estudio de la Biblia. Ahora, hablemos tan solo de algunas básicas que son necesarias. Y voy a repasar la que le di hace una semana atrás y después vamos a pasar a otras. Para entender la Escritura lo primero que usted tiene que hacer es leer la Biblia. Ahora, eso podría ser un shock para usted, pero ahí es donde usted debe comenzar. La mayoría de la gente no sabe lo que la Biblia significa porque no sabe lo que dice. Y quizás hay gente que en cierta manera está a una distancia de la Escritura y dice: “Hombre, ciertamente nunca podría yo entender este asunto, entonces ni siquiera voy a tratar.” Nada podría estar más lejos de la verdad, quizás si le preguntáramos a la gente que está algo familiarizada con la Biblia, ¿cuál sería el libro más difícil de la Biblia, que entender?

Probablemente dirían que es Apocalipsis, probablemente la mayoría de la gente diría que el libro de Apocalipsis es difícil de entender, conozco muchos predicadores que a lo largo de la vida de su ministerio nunca predicarían el libro de Apocalipsis, porque no creen que ellos lo pueden entender. Y eso es porque han abandonado la hermenéutica apropiada para interpretarlo, porque si lo interpretan con la hermenéutica correcta tienen que interpretarlo de manera literal, y si lo interpretan de manera literal va en contra de su teología histórica y realmente no quieren hacer eso. Entonces, simplemente no saben qué hacer con el libro de Apocalipsis. Y si, lo dejan afuera.

Pero la mayoría de la gente diría que probablemente es el libro más difícil de entender. Sin embargo, al principio de este libro dice en el capítulo 1, versículo 3, “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca. ¿Quiere una bendición? Lea Apocalipsis. Escuche lo que dice, entienda lo que dice, practíquelo.

Ahora, yo creo que el libro de Apocalipsis puede ser entendido, puede ser entendido si usted tan solo lo lee. Es muy claro lo que dice. Es solo cuando la gente lo trata de manera mística, que se vuelve confuso. Obviamente, hay algunos elementos de las profecías ahí, que nunca entenderemos hasta que de hecho se cumplan, pero eso es verdad de toda la profecía. Pero el mensaje del libro es exaltando a Jesucristo, hablando de la glorificación de los santos, y del juicio de los impíos, es muy claro en el libro de Apocalipsis.

Usted comienza a leer la Biblia, le sugerí que la manera de hacer eso es leer la Biblia de manera repetitiva. Abra su Biblia si es tan amable en Isaías capítulo 28. Y simplemente quiero establecer un principio aquí, que creo que es muy básico y muy importante. Isaías capítulo 28. Supongo que, si usted le fuera a preguntar a los judíos del día de Isaías, en dónde estaban en la escala de madurez espiritual, se habrían colocado a sí mismos en un nivel bastante elevado. Habiendo recibido los oráculos de Dios, teniendo la ley de Dios, y teniendo los diferentes escritos santos que les habían sido concedidos y las palabras de los profetas que les habían llegado y ciertamente incluido en eso está el ministerio de predicación de Isaías, el pueblo de Israel se habría presentado a sí mismo como estudiantes de la revelación de Dios, estudiantes de la Escritura revelada del Antiguo Testamento, se habrían presentado a sí mismos como aquellos que tenían el conocimiento de Dios y la sabiduría de Dios, y que tenían a Dios y su verdad. Pero esa no era la manera en la que Dios lo vio. Dios los vio, no como maduros, sino como totalmente inmaduros. Él los vio no como adultos, en términos de entendimiento, sino como infantes en términos de entendimiento.

Y entonces, Isaías les habla en ese sentido en el capítulo 28, versículos 9 y 10. “¿A quién se enseñará ciencia? O ¿a quién se hará entender doctrina?” Hablando de Dios, “¿a los destetados, a los arrancados de los pechos? Porque,” versículo 10, “mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá, porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará este pueblo.” Ahora, cuando Dios procedió a hablarle a su pueblo Israel, mediante el profeta Isaías, Él tuvo que hablarles como si fueran tan solo infantes, como si acababan de ser destetados, como si se les acababa de quitar la leche, eran infantes y tenían que ser tratados como infantes. ¿Y cómo enseña usted a un infante? ¿Cómo instruye usted a un infante en conocimiento? ¿Cómo le enseña a un niño cuando están en su infancia cuando apenas están comenzando a tener la capacidad de aprender?

Usted les enseña de esta manera, mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, poquito allí, otro poquito allá. El meollo, repetición. Repetición. Simple. Repetición. Una y otra, y otra, y otra vez es como los pequeños comienzan a aprender. Así es como el pueblo de Dios tiene que aprender. Usted entra al reino de Dios, por así decirlo, según Mateo 18, si podemos extender esta metáfora hasta el Nuevo Testamento, usted entra como un niño, usted es un niño de Dios, y usted tiene ciertas características semejantes a las de un niño. Una de ellas es que usted necesita aprender la verdad de Dios. Y usted tiene que aprenderla por repetición.

Es verdad de cualquier cosa que aprende. Usted la aprende por repetición. Inclusive como un estudiante en seminario, puedo regresar a los días cuando estaba esforzándome por aprobar exámenes en el seminario, y mostrar mi capacidad en las diferentes cargas de los cursos que tuve que tomar, y mostrar una capacidad a un nivel que pudiera alcanzar la calificación que quería alcanzar, y proceder hacia mi graduación. Y me di cuenta que la única manera en la que realmente podría retener lo que era necesario retener, era mediante la memorización constante, la repetición constante en mi estudio. Así es como todos aprendemos. Usted aprende por la repetición. Una y otra, y otra, y otra vez.

Y conforme usted lee la Biblia, eso es lo que sucederá. Le sugerí a usted que con respecto al Nuevo Testamento en particular, usted lo lee de manera repetitiva, lea la misma sección diariamente durante 30 días. Tome unos 7 capítulos o algo así, algunas veces un poco más, quizás un poco menos. Si usted está leyendo un libro como Filipenses, que únicamente tiene 4 capítulos, entonces lea 4 capítulos diariamente durante 30 días. Si usted está leyendo un libro como Juan, divídalo en 3 secciones de 7, lea 7 durante 30 días, las siguientes 7 por 30, las siguientes 7 por 30, en dos y medio años usted puede cubrir el Nuevo Testamento entero de esa manera. Esa lectura repetitiva, hará que usted se acuerde de lo que ha leído.

Ahora usted dice, “Bueno, conforme avanzo a lo largo del Antiguo Testamento, ey…hago lo mismo. No. Simplemente léalo de una manera narrativa. Y cuando usted acabe, regrese y vuélvalo a leer. Y después regrese y vuélvalo a leer. Usted no puede recordar el volumen vasto de detalle y la amplitud del Antiguo Testamento, pero le recuerdo esto, que los temas del Antiguo Testamento y los temas del Nuevo Testamento son muy claros, y no son muchos. ¿Se acuerda usted de lo que le dije eran los temas básicos de la Escritura? En primer lugar, la Escritura es el descubrimiento personal de Dios, nos dice acerca de Dios. Entonces, conforme usted lee a lo largo de las Escrituras, puede comenzar en Génesis y leer a lo largo del Antiguo Testamento, señale en su mente todo lo que es verdad acerca de Dios.  

Y usted se va a dar cuenta que hay cosas que son repetidas una y otra, y otra vez. Que Dios es sabio, y Dios es poderoso, y Dios es el Creador, y Dios es un Juez, y Dios es justo, y Dios es misericordioso y demuestra misericordia. Usted lo ve aquí, lo ve allá, lo ve aquí, lo ve allá, y entonces hay una repetición de eso a lo largo del Antiguo Testamento. Todo libro no descubre algún tipo de revelación totalmente nueva que nunca antes había sido conocida, sino que más bien desarrolla o presenta, de una nueva manera, en un nuevo ambiente, en un nuevo contexto, en una nueva experiencia, quien es Dios. De tal manera que usted está oyendo acerca de Dios, una y otra, y otra, y otra vez.

En segundo lugar, dijimos que la Biblia señala que Dios tiene una ley que el hombre viola. Y como resultado de eso, él sufre la maldición de Dios. La violación de la ley de Dios, desobediencia a Dios trae maldición, eso es claro en la Escritura. Usted comienza en el Génesis, y usted lo ve inmediatamente en la caída, usted lo vuelve a ver una y otra, y otra, y otra vez, conforme usted avanza a lo largo del registro del Nuevo Testamento. Adonde quiera que usted va, usted va a encontrar el mismo tema básico, ilustración, tras ilustración, tras ilustración.

En tercer lugar, dijimos que para aquellos que guardan la ley de Dios y obedecen la ley de Dios, hay bendición prometida. Usted verá eso repetido una y otra, y otra vez. En dónde está el honor de Dios, la oración de Dios, en dónde el pecador reconoce su pecado y viene a Dios y busca glorificarlo, y honrarlo y cree en él, y confía en él y le obedece, habrá bendición de manera repetida. En el Antiguo Testamento, ese registro es desarrollado.

El cuarto gran tema del Antiguo Testamento es que hay un salvador que está por venir. El hombre está en una necesidad desesperada, él es culpable ante un Dios santo, debido a su pecado él no puede hacer nada por esto, por sí mismo, alguien debe venir a pagar el castigo por el pecado del hombre, ese alguien vendrá y ese es el salvador. Cuando usted está leyendo en Génesis, usted va a leer acerca de uno que vendrá y va a herir la cabeza de la serpiente. Usted va a leer acerca de un gobernante que va a venir, y será Shilo, por así decirlo, quien va a traer paz.

Conforme usted avanza usted va a leer acerca del Cordero sacrificial. Y usted va a leer acerca de un día de expiación. Usted va a leer acerca de un chivo expiatorio que llevó el pecado, todo eso retratando al Salvador venidero. Y después el salmista va a comenzar a identificar al Salvador, inclusive va a citar lo que el Salvador dirá cuando él cuelgue en la cruz. Y después usted va a leer los profetas, y ellos van a predecir cosas acerca del Salvador, acerca de su nacimiento, acerca de su vida, acerca de su muerte, acerca de su resurrección y así sigue. El Salvador será ese tema recurrente, una y otra, y otra, y otra vez. El que está por venir, el que está por venir.

Y finalmente, la quinta gran realidad final, que abarca todo el Antiguo Testamento es que la historia terminará cuando Dios establezca un reino terrenal, en el cual su Salvador glorioso va a gobernar y a reinar. Usted va a encontrar eso, una y otra, y otra, y otra vez. Dios va a tomar de regreso a la tierra, el paraíso será recuperado. Esos son los cinco grandes temas que abarcan el Antiguo Testamento. Y claro, a lo largo del Nuevo Testamento también.

Entonces, cuando usted lee el Antiguo Testamento, simplemente siga leyendo y leyendo, y leyendo, usted puede colgar todo lo que usted lee en esos cinco ganchos. Entonces, hay repetición. Solo están esos pocos temas en la Biblia. Y esos temas solamente tienen diferentes sombras y matices, y diferentes facetas de importancia, y abren muchas verdades, pero todos están construidos en torno a esos temas. Leer la Biblia lo va a colocar a usted de cerca a esos temas, y va a hacer que usted se familiarice con esos temas, y muchas afirmaciones explicitas de esos temas, las muchas ilustraciones de esos temas, en la historia que Dios ha registrado para nosotros en el Antiguo Testamento. 

Otra cosa acerca del Antiguo Testamento y su lectura es que el Antiguo Testamento es simple. Y digo eso en este sentido. El idioma hebreo es simple, es un idioma concreto, no es un idioma abstracto como el griego. El griego tiene muchas abstracciones, el griego es un idioma cognitivo, mientras que el hebreo es un idioma activo, de acción. El idioma hebreo es muy específico, muy concreto, muy claro. En la mayoría de la terminología, tiene un significado muy concreto y obvio. Usted debe tener la capacidad de leer el Antiguo Testamento y entender lo que está pasando.

Usted podría encontrarse con una palabra que no entiende, usted podría encontrarse con una ceremonia que no entiende, usted podría encontrarse con un acontecimiento histórico que quizás es un poco confuso para usted, pero en general el idioma hebreo es simple y directo. Y conforme usted lee a lo largo del Antiguo Testamento, continuamente, y quiero sugerirle, que usted lea primordialmente en la misma versión, ocasionalmente leer una versión diferente, simplemente para tener un matiz diferente de entendimiento, pero primordialmente en la misma versión, para que usted incremente su familiaridad con el texto. Lea la Escritura.

Ahora, conforme usted lee, y esto es lo que siempre he hecho, conforme usted lee, mantenga una especie de diario al lado de su lectura, y señale las cosas que usted no entiende. Señale las cosas que usted no entiende. No se atore en su lectura, con todo lo que usted no entiende, conforme usted simplemente está leyendo. Siga leyendo y comience a hacer una lista. Escriba una pequeña lista para cada libro que usted está leyendo, escriba el título del capítulo y comience a escribir las cosas que usted no entiende. Y usted va a comenzar en cierta manera a alimentar su curiosidad, un poco. Ese es un proceso muy importante que realizar, lea y escriba las cosas que usted no entiende para estudio futuro para que usted pueda regresar, y escarbe un poco más en mayor profundidad.

Ahora, en el Nuevo Testamento conforme usted está leyendo, lo que le dije que hiciera era tomar una tarjeta pequeña, o algún tipo de tarjeta, como una pequeña nota o Post-It o lo que usted quiera usar. Y escriba el tema de todo capítulo, escriba el tema de todo capítulo, usted está leyendo a lo largo de 1 Juan, usted está leyendo a lo largo de los capítulos de 1 Juan, 5 capítulos, usted le da un pequeño título a cada uno de esos 5 capítulos, lo cual planta en su mente lo que hay en ese capítulo. Memorice eso en los 30 días que está leyendo 1 Juan. Manténgalo en su memoria, regrese y repítalo, y usted siempre va a saber en dónde están las cosas en la Biblia. Usted las puede encontrar fácilmente. No hay sustituto para esto.

Es casi imposible calcular el número de sermones que alguien como Juan Wesley predicó. He oído los números arriba de 30, 40 mil sermones que él predicó, está registrado en la historia que Juan Wesley claro, predicó todo el tiempo, algunas veces él predicó desde el amanecer hasta el atardecer, día tras día, tras día, tras día. Él predicó miles, de miles, de miles, de miles de sermones. De hecho, solía preguntarme cómo es posible que el hombre podía predicar esa cantidad de sermones. ¿Cómo es que él tenía tanto material en su mente? La respuesta viene cuando usted entiende que cada día de su vida, Juan Wesley se levantó a las 4 de la mañana, y procedió a seguir una rutina absolutamente rigurosa de lectura de las Escrituras, lo cual él hizo durante horas, hasta que él estuvo listo para predicar en las mañanas.

Y él leyó la Escritura, lo que es interesante, en 5 idiomas. Ahora, no esperamos ser capaces de hacer eso, él tenía la capacidad de hacer eso, eso le dio la amplitud y la extensión y la profundidad y la altura y todos los matices posibles en el entendimiento de la Escritura. Él era un hombre que literalmente estaba estallando con el conocimiento de la Escritura, lo cual alimentó esta capacidad inmensa que él tenía para predicar. Todo comienza con leer la Escritura de manera repetitiva.

Uno de mis grandes maestros, y el hombre que me influyó de manera tan maravillosa, el Dr. Charles Feinberg, quien fue en muchas maneras mi mentor, está ahora con el Señor, pero él en cierta manera fue mi héroe espiritual cuando hablamos de conocer la Biblia. Él conocía la Biblia tan bien. Si había un hombre que no necesitaba leerla, él no necesitaba leerla, él conocía prácticamente todo el Antiguo Testamento en hebreo. Él se había memorizado secciones enormes del Antiguo Testamento en hebreo, y él tenía una mente tan increíble, no sé cuál era su coeficiente intelectual, pero, él tenía esa memoria fotográfica de la que algunas veces la gente habla, nunca parecía olvidarse de nada. Él tenía una mente inmensa, sin embargo, su hábito rutinario era leer a lo largo del Antiguo Testamento y el Nuevo, 4 veces al año. Y él hizo eso durante décadas.

Y esa es la razón por la que él tenía una familiaridad tan grande con el texto de la Escritura. Y como le dije antes, la familiaridad con el texto de la Escritura es su propia interpretación. Conforme usted comienza a leer la Escritura, comienza a interpretarse a sí misma, comienza a abrirse a sí misma porque estas verdades coherentes son repetidas una y otra vez, y la Biblia se vuelve su mejor fuente de explicación. Una escritura explicando a otra. Y a usted le sorprenderá, conforme usted comienza a absorber la Palabra de Dios, leyendo como le dije, a lo largo del Antiguo Testamento, y después de manera repetitiva durante 30 días, en el Nuevo, usted hace por unos cuantos años y comenzará a maravillarse del entendimiento que usted tiene del significado de la Escritura, porque se vuelve tan clara, simplemente debido a la repetición. Y como le he dicho antes, simplemente lo voy a repetir de nuevo de manera breve, a mí me gusta interpretar la Biblia con la Biblia, esa es la mejor fuente de interpretación.

Y en la mayoría de los casos usted puede hacer eso. En otras palabras, nada en la Biblia está aislado de manera tan distante que usted tiene que interpretarlo en su propio contexto, y no más allá de ese contexto. Todo en la Escritura, casi todo en la Escritura está relacionado con otros asuntos en la Escritura que ayudan a la interpretación de ese asunto mismo. Una ilustración de eso, por ejemplo, y podrían haber muchas, pero una que viene a la mente, al leer a lo largo de Juan capítulo 3, Jesús le habla a Nicodemo, y Jesús le dice a Nicodemo. Te es necesario nacer del agua y del Espíritu. Ahora, alguien podría hacer la pregunta, “¿de qué está hablando? ¿qué quiere decir con que te es necesario nacer del agua y del Espíritu?”

Y he oído a gente decir, “Bueno, el agua, ahí significa bautismo. Necesita ser bautizado en el Espíritu y necesita ser bautizado en agua.” Y hay grupos enteros de gente que enseña eso. Eso no tiene sentido en absoluto, debido a que el bautismo cristiano no había sido instituido en el momento de esa conversación. Y, además, debido a que el bautismo en aguas no es el medio de la salvación. Otros han sugerido, y he oído esto predicado, que lo que eso significa, “os es necesario ser nacido del agua y del Espíritu es que deben nacer físicamente, esa es el agua, usted sabe, el agua o la fuente se rompe y después viene el bebé. Y entonces ese es el agua que es parte del nacimiento humano, debes nacer en términos humanos, y después debes nacer del Espíritu.

El problema con eso es que los judíos no se refirieron a eso como agua. La respuesta correcta simplemente está disponible para usted, si usted lee Ezequiel, porque en la profecía de Ezequiel, capítulo 36, Ezequiel dice, “Vi en un nuevo pacto, y en ese nuevo pacto, Dios va a quitar el corazón de piedra de su carne, y les va a dar un corazón de carne, un corazón tierno, él va a colocar su Espíritu dentro de ustedes, y va a rociar agua sobre ustedes y los va a lavar.” Y si usted avanza aún más en el Nuevo Testamento, usted va a descubrir que es ese lavamiento del agua de la Palabra. De eso está hablando. 

La Escritura da su propia explicación, usted no necesita una explicación médica, una explicación clínica, y usted no necesita algún tipo de explicación eclesiástica, la Biblia misma es su mejor intérprete. Me acuerdo cuando estaba estudiando las epístolas de Pedro, y estaba hablando de una frase muy interesante en 1 Pedro. Eh, 1 Pedro 1:2, “Para que obedezcáis a Jesucristo y seáis rociados con su sangre.” Y leí esa frase y pensé, ¿qué significa eso? Y comencé a leer en comentarios y no podía encontrar algo que me satisficiera, encontré todo tipo de explicaciones. Y conforme comencé a estudiar, encontré ese mismo concepto en el capítulo 24 de Éxodo, debido a que estaba familiarizado con lo que Éxodo dijo, regresé a Éxodo capítulo 24, versículos 3 al 8, encontré una ceremonia entera ahí, una ceremonia cuando el pueblo de Israel declaró su obediencia a Dios, y que serían fieles a la Palabra de Dios.

Y en ese tema en particular, Moisés roció sangre, en todos ellos como un símbolo de declaración de obediencia. Y eso es precisamente lo que Pedro quien era un judío, habría tenido en mente conforme él le había estado escribiendo a judíos. Él les habría estado diciendo que cuando reconoces a Jesucristo como salvador, eres como esos de la antigüedad afirmando tu obediencia en un sentido simbólico, siendo rociado con su sangre, en lugar de la sangre de un sacrificio en el caso de Éxodo 24. No necesito entrar en más detalles fuera de decir que Éxodo 24 provee un entendimiento claro de lo que 1 Pedro 1:2 está diciendo.

Entonces, ser una estudiante de la Biblia en primer lugar es entender toda la Escritura mediante una lectura repetitiva. Ahora, vayamos a una segunda característica, y esa es interpretar la Biblia. Y vamos a tener un poco de tiempo en esto. Ahora, usted la ha leído y esperamos que conforme la ha leído, usted ha mantenido una especie de diario de las cosas que le interesan a usted. Y usted va a pasar algo de tiempo adicional, cada semana, regresando a algunos de esos asuntos que usted escribió, porque usted no los entendió. Y esto es lo que yo he hecho a lo largo de los años, esas cosas que no entiendo, se convierten en la lista prioritaria para mi propio estudio personal, en profundidad. De nuevo, esto tiene que ir más allá de las devociones.

Como mencioné esta mañana, simplemente en cierta manera, leer la Biblia como una especie de ejercicio diario de 15 minutos y después leer otro pasaje al día siguiente, y otro, y nunca realmente entender la profundidad de lo que usted leyó, no va a cambiar su vida. En cierta manera es como meterse una aspirina al día. Usted que podría tener un poco de efecto a largo plazo, pero no va a cambiar su vida. Al eunuco etíope se le hizo la pregunta, ¿entiendes lo que estás leyendo? A lo cual él respondió a la pregunta de Felipe, ¿cómo podré… si alguien, (¿qué?) no me enseñare? Tengo que tener algo de ayuda, estoy leyéndola, pero no estoy seguro de que realmente la estoy entendiendo. Y eso va a ser verdad conforme usted estudia la Biblia.

Esa es la razón por la que cuando usted regresa a Nehemías, regrese por un momento a Nehemías capítulo 8. En Nehemías capítulo 8, la Palabra de Dios había sido encontrada, y Esdras el escriba leyó la Palabra de Dios al pueblo. Versículo 1, “Y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está detrás de las puertas de las aguas. Y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. “Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender. El primer día del mes séptimo, y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender. Y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.”

Ahora, estuvieron ahí por lo menos seis horas, de pie en la plaza, escuchando seis horas de lectura bíblica. Eso me dicen que tenían una capacidad de atención que nuestra sociedad no conoce. Y estuvieron atentos todo el tiempo. “Y el escriba Esdras estaba sobre un púlpito de madera,” me imagino que de ahí vinieron estos, estos púlpitos, “que habían hecho para ello. Y junto a él estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías…” versículo 5, “Abrió pues Esdras el libro a ojo de todo el pueblo porque estaba más alto que todo el pueblo. Y cuando lo abrió todo el pueblo estuvo atento.” Estuvo de pies por seis horas, en la plaza y lo escuchó leer.

“Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande y todo el pueblo respondió Amén, Amén. Alzando sus manos.” Ese fue en, me imagino, el comienzo de lo que todavía se lleva a cabo cuando la Palabra de Dios es proclamada. La gente dice: Amén. “Y se humillaron y adoraron a Jehová, inclinados a tierra. “Y los levitas que ayudaban a Esdras,” están enlistados. Observe el final del versículo 7, “Hacían entender al pueblo la ley, y el pueblo estaba atento en su lugar. Y leían en el libro de la ley de Dios, claramente, y ponían el sentido traduciendo, o explicando de modo que entendiesen la lectura.

Ese es el segundo aspecto del estudio bíblico. Usted escucha, oye, usted absorbe lo que puede y después va más allá de eso, ¿qué dice la Biblia? Primera pregunta, ¿qué dice la Biblia? Segunda pregunta, ¿qué significa por lo que dice, que significa por lo que dice. Esto es trazar la verdad de manera correcta. Esto es cortarla derecho. Y esto es absolutamente necesario, si las partes van a encajar como un todo. Si usted no corta los pedazos de manera correcta, usted no puede unir el todo.

La otra noche estábamos teniendo una discusión en la Junta de Ancianos, la cual pensé que fue una discusión muy útil, acerca de teología. Y hay muchas personas que dirían, “yo rechazo la teología sistemática, y acepto la teología bíblica.”  Bueno, quiero ser conocido como un teólogo bíblico. En ese sentido su teología parte del texto, su teología es desatada a partir del texto. Su teología emana del texto de la Escritura. Usted no debe desarrollar un sistema de teología y después imponerlo como un filtro en la Biblia. Usted debe ser un teólogo bíblico. Y eso quiere decir que la teología emana del texto, emana de los versículos mismos.

Pero, escuche con mucha atención. Eso no está en conflicto con la teología sistemática, podría estar en conflicto con el concepto clásico de teología dogmática, el cual es un sistema teológico eclesiástico impuesto sobre la Biblia y la gente. Podría estar en conflicto con la teología dogmática, el cual es un término técnico para eso, pero no está en conflicto con la teología sistemática, le voy a decir lo que quiero decir. Cuando usted ha cubierto toda la Biblia, y ha visto toda su verdad, y ha dicho todo lo que Dios quiere que sea dicho, cuando usted terminó ese será un sistema de verdad perfecto, sin falla que no tiene contradicciones. Tiene que ser sistemático, porque Dios es un Dios de orden absoluto.

Entonces, como estábamos diciendo la otra noche, es simplista decir rechazas la teología sistemática. No puedes decir eso. usted puede decir, rechazo un filtro teológico no bíblico o teología dogmática desarrollada por algún Concilio eclesiástico, o algunas personas, o alguna persona, que es impuesta en la Escritura. Pero cuando usted ha realizado todo su trabajo en la teología bíblica, lo que da lugar es a una teología perfecta, ordenada, en armonía, sin contradicciones, lo cual es un sistema perfecto. Alcanzar todo lo que refleja de manera perfecta la naturaleza de Dios.

Entonces, estamos tratando de llegar a un entendimiento así, claro, amplio y completo de lo que la Biblia enseña desde Génesis al Apocalipsis, de tal manera que podemos decir, “Aquí está en su orden perfecto, y armonía perfecta, interrelación perfecta, sin contradicción. En ese sentido reconocemos la teología sistemática. No es el intérprete de la Escritura, sino es el resultado de una interpretación apropiada de la Escritura. Cuando usted va a la Palabra de Dios con las herramientas exegéticas, con un enfoque expositivo, y entiende usted su verdad, al final estará en armonía perfecta. Y también eso es parte de creer en lo que llamamos “Analogía Scriptura” eso quiere decir que la Escritura es coherente consigo misma, análoga a sí misma, y no se contradice en sentido alguno. Hay misterio, sí. No entendemos. Hay cosas que son contradictorias aparentemente para nosotros, pero en realidad no son contradictorias en absoluto, porque Dios es un Dios de orden, no un Dios de confusión.

Entonces, es necesario que interpretemos cuidadosamente la Escritura, como para entender lo que dice, y al final esa interpretación encaja de manera perfecta, en orden y armonía, sin contradicciones. Ahora, si usted echa a perder la interpretación en el proceso, usted no puede tener ese sistema ordenado al final. Es absolutamente crucial que dividamos de manera correcta la Palabra de Dios. Esa es la razón por la que he dicho a lo largo de los años, la única persona que realmente tiene un derecho de ser un teólogo es un exegeta. Alguien que interpreta la Escritura tiene un derecho de decir, “soy un teólogo”. Alguien que no interpreta las páginas de la Escritura, puede decir que es un teólogo, pero es un teólogo que toma de alguien más. La teología más pura, sale del texto mismo. 

Ahora, la mala interpretación de la Biblia ha creado muchos, muchos, muchos problemas. Permítame darle algunas ilustraciones. Algunos han dicho, debido a que los patriarcas en el tiempo de Abraham, Isaac y Jacob, los patriarcas practicaron la poligamia, también nosotros podemos. ¿Quién dice eso? La iglesia mormona. Otros han dicho, “Debido a que el Antiguo Testamento apoyó el derecho divino del rey de Israel, todos los reyes tienen derechos divinos.” Europa tuvo muchos reyes que ejercieron lo que pensaron que era un derecho divino.

De alguna manera tomado de Israel en el Antiguo Testamento, en Estados Unidos inclusive existió este punto de vista interesante ahí en Massachusetts, debido a que el Antiguo Testamento mandó la muerte de las brujas, nosotros también debemos matar a todas. Debido a que algunas plagas del Antiguo Testamento fueron de Dios, debemos evitar la higiene. Ahora, ahí está una perspectiva interesante, si usted comienza a ejercer demasiada higiene usted va a estorbarle a Dios, porque Dios usa plagas para destruir a gente impía, y por eso debemos evitar la higiene.

Aquí hay otra perspectiva interesante que ha surgido, debido a que el Antiguo Testamento enseña que las mujeres sufren al dar a luz a los hijos como un castigo divino, jamás debe usarse anestesia. Ese es un pensamiento interesante, ¿no es cierto? Debido a que parte de la maldición de Dios sobre la humanidad es que las mujeres tengan dolor al dar a luz los hijos, cualquiera cosa que suavice ese dolor, va en contra de la voluntad de Dios. Y le conté acerca de la que me encontré en Rumania hace algunos años atrás, que también es verdad en Rusia, debido a que las mujeres son salvas engendrando hijos, nunca deben hacer algo en términos de anticonceptivos, y si hacen eso tienen la posibilidad de perder su salvación.

Ahora, algunas personas ven la Biblia y ven todo esto y en cierta manera se rascan la cabeza, y dicen, “No, no sé qué hacer con todo esto.” Me acuerdo que hablé con un hombre muy prominente, quien era un pastor quien había sido estudiante mío, y eventualmente fue a asistir al seminario, se graduó del seminario, fue pastor de una iglesia. Y, estaba hablando con él en una ocasión en una conferencia en Hume Lake, en dónde los dos estábamos hablando. Y él estaba hablando acerca de interpretar el Antiguo Testamento. Y él, simplemente de manera abierta le dijo a la gente, él dijo: “Sabe una cosa, yo, yo simplemente he decidido todo para todo mundo.” ¿Todo en el Antiguo Testamento para todo mundo? Esa es una afirmación bastante sorprendente.

Y entonces cuando lo vi, después de algunas de las sesiones le dije, “Quería preguntarte de eso que dijiste anoche. Dijiste que decidiste que en cierta manera tratar de entender todo lo que hay en el Antiguo Testamento era bastante complicado, simplemente decidiste tomar todo para todo mundo.” Resulta que en el momento que hablé con él, en ese momento estaba comiéndose un hot dog, y no era una salchicha de res. “¿Qué quieres decir que tomas todo para todo mundo? Cuando mataste a tu último cordero, y ¿Cómo es que te cortaste las patillas y no las tienes alrededor de tus oídos?” Digo, “si no las tienes alrededor de tus oídos, digo, ¿Por qué te estás comiendo ese hot dog? No puedes decir eso. Tienes que interpretar las Escrituras.”  Usted no puede terminar con un concepto general.

La gente con frecuencia me pregunta, ¿cuál es la clave para interpretar el Antiguo Testamento, para entender que era para los judíos en su época, y lo que es para nosotros? Respuesta, el contexto de todo pasaje. No hay una formula singular que usted simplemente puede aventar en todo el Antiguo Testamento. Ahora, al usar con precisión la Palabra de Dios tres errores tienen que ser evitados. Voy a darle estos tres errores que evitar, y después el próximo domingo vamos a hablar de cómo entenderlo correctamente. Tres errores deben ser evitados. Nunca llegue a una conclusión a costa de una interpretación apropiada, nunca llegue a una conclusión o presente un punto a costa de una interpretación apropiada. No use la Escritura para apoyar su punto de vista, a usted se le ocurre una buena idea, usted piensa que funciona, y usted simplemente la impone sobre la Escritura.

Digo, esto realmente se vuelve raro. Este escritor más bien raro estaba predicando en contra de que las mujeres se colocaran el cabello en la parte de arriba de su cabeza, porque él pensaba que debido a que el cabello de una mujer era su cubierta, su gloria, debería estar por todos lados en todo momento. Entonces colocarla en la cabeza era una brecha de la Escritura. Supuestamente el versículo usado se encontró en Mateo 24, “No descendáis de la azotea.” Ahora, usted conoce el versículo, ¿no es cierto? Está hablando del tiempo de la tribulación, y dice, “Los que están en la azotea, no desciendan,” o no bajen.

Es como el predicador que fue a visitar un día y tocó la puerta en la casa de uno de sus congregantes, queriendo darle algo de consejo espiritual. Y él tocó y tocó, y él podía ver que la televisión estaba encendida, las luces estaban prendidas, bam, bam, bam, nadie vino. Entonces escribió, “He aquí estuve en la puerta y llamé. Si algún hombre hubiera oído mi voz, y hubiera abierto, hubiera entrado y hubiera cenado con él.” Lo pegó ahí en la puerta. El domingo vino una mujer y le entregó una nota que decía, Génesis 3:10: “Estaba desnudo y me escondí.” Ji, ji, ji, ji, ji, ji.

Bueno, supongo que hay usos raros de la Escritura como esos, porque esa es una manera rara de ilustrar el punto. La Escritura se usa de manera torpe, esa es una cosa, la Escritura es usada de manera inapropiada, la Escritura es manipulada. Me acuerdo leer de una interpretación judía, interpretes judíos de la Escritura de hace mucho tiempo atrás, cuando estaban escribiendo de la Torre de Babel, escribieron algunas cosas bastante raras. Habían algunos rabinos que estaban muy preocupados porque la gente en Israel no se preocupaba, y no le mostraba amor hacia la gente, y entonces tomaron la historia de la Torre de Babel, y dijeron que la razón por la que Dios cambió todos los idiomas y esparció a las naciones por toda la tierra fue porque se acuerda usted que ellos estaban construyendo esta torre y estaban construyéndola más, y más, y más alto.

Los rabinos inventaron esta historia sorprendente acerca de hombres que eran los que tenían que cargar los ladrillos hasta la parte de arriba, y conforme esto era más y más alto tenían que subir más y más, y caminar y caminar por esta escalera más, y más y más alto. De acuerdo con este entendimiento rabínico, muchos de ellos se cayeron de esta escalera y murieron, tomó muchas, muchas horas, para un hombre cargar una carga de ladrillos, a los que estaban colocando los ladrillos en la parte de arriba. Y claro, si un hombre se caía de la torre hacia abajo nadie le ponía atención, pero si él se caía hacia arriba perdían sus ladrillos.

Entonces estaban llorando porque los ladrillos se cayeron, y esa es la razón por la que Dios confundió su idioma, porque estaban más preocupados por los ladrillos que por la muerte de gente. Y así es como los rabinos interpretaron ese pasaje para poder enseñar su punto. Buen punto, a usted le debe preocupar más la gente que los ladrillos, pero no está ahí. No saque las Escrituras del contexto. No presente un punto a costa de una interpretación que es precisa y verdadera. Esto demanda diligencia, estudio cuidadoso, estudio reflexivo para que podamos usar bien la Palabra de verdad, y por lo tanto no necesitamos avergonzarnos. 2 Timoteo 2:15.   

En segundo lugar, evite la interpretación superficial. Evite la interpretación superficial. Uno de los problemas comunes al interpretar la Biblia es esta pequeña frase, “Este versículo significa para mí, esto, esto, y aquello.” Permítame decirle algo. No importa lo que significa para usted, la pregunta es, ¿Qué significaría si usted no viviera? ¿Qué significaría si usted no existiera? Qué significa, punto, es lo que importa, no lo que significa para usted.

Algunas veces usted oye a la gente reunirse, supuestamente tiene un estudio bíblico, lo cual es un poco más que una reunión de ignorancia. La gente dice, “Bueno, vi este versículo y siento que este versículo está diciendo.” No importa lo que usted sienta, eso no tiene nada que ver con eso. No es cuestión de cómo se siente usted acerca del versículo, no es cuestión de lo que usted cree que significa para usted, evite hablar de lo que viene a su mente en la interpretación bíblica.

El manejo descuidado de la Palabra de Dios. Todos queremos reconocer el sacerdocio del creyente, sí. Todos queremos reconocer que tenemos unción de Dios, el Espíritu de Dios que mora dentro de nosotros, y el Espíritu de Dios que mora dentro de nosotros es el Maestro que nos enseña. Todos queremos reconocer eso, pero eso no es justificación para tratar de manera ligera la Escritura. Esa es la razón por la que 1 Timoteo 5:17 dice, “Los ancianos que trabajan duro en las Escrituras, son dignos de doble honor.” Es un trabajo duro. Evite la interpretación superficial. Evite, esto significa para mí. Esa no es una afirmación que debe estar antes de cualquier interpretación de la Escritura. La pregunta es, ¿qué significa si usted no existe? ¿qué significó antes de que usted naciera? Y ¿Qué significará después de que usted muera? ¿Qué significa para gente que nunca lo conocerá a usted? ¿Qué significa? Punto. Eso es lo que importa.

Y después, en tercer lugar, otra cosa simplemente que mencionar a manera de evasión, que evitar. Evite espiritualizar o alegorizar la Biblia. Espiritualizar o alegorizar la Biblia. Esto es aquello que le da a la Biblia algún tipo de significado místico. En otras palabras, lo que está en la superficie no es el significado, sino lo que está escondido se convierte en el significado. Esto es muy popular, podríamos hablar de alegorizar, no es tan popular en la actualidad como solía ser, aunque está resurgiendo un poco. Alegorizar significa decir que el significado histórico no es el significado real, y de hecho podría ser nada más que un invento.

El significado histórico no es el significado real, el significado real es el significado espiritual escondido debajo de la superficie. Y una vez que usted dice que algo en la Biblia es una alegoría, esto es que es únicamente un símbolo de la realidad, usted acaba de hacer que sea imposible saber que es esa realidad. Porque si esa realidad no puede ser discernida mediante el entendimiento normal del idioma, ¿cómo puede ser discernida? 

Por ejemplo, hace varios años atrás un libro fue escrito, titulado Sí Perezco, Perezco. Fue presentado como un comentario del libro de Ester, y ahí, en el libro de Ester, estaba alegorizando el libro de Ester de tal manera que Ester se convirtió en el Espíritu Santo, y la historia entera del libro era, la operación del Espíritu Santo en la vida de un creyente, en la batalla entre la carne y el espíritu, y la batalla espiritual y demás. Y gran parte de lo que estaba en el libro era verdad del Nuevo Testamento, pero no tenía absolutamente nada que ver con el libro de Ester, y por lo tanto confundió el significado de Ester, y ninguna persona leyendo el libro de Ester, jamás habría entendido ese significado. Ningún entendimiento normal de Ester habría dado lugar a eso.

Patricia y yo estábamos en una conferencia bíblica ahí en el Lago Ginebra, y estaba ahí con otro orador, con otro predicador. Nunca olvidaré el momento porque él estaba predicando, y después yo estaba predicando, y estábamos alternando, teniendo un buen tiempo haciendo eso. Y yo le dije, estábamos comiendo algo, una botana en este pequeño café, y ahí en este centro de conferencias en la Universidad George Williams en el Lago Ginebra, y yo le dije: “¿De qué vas a predicar en esta noche?” Y él dijo, “Voy a predicar del rapto de la iglesia.” Yo dije, “Oh, eso va a ser maravilloso, estoy seguro, y la gente va a ser animada.” Yo dije, “¿Cuál va a ser tu texto?” Él dijo, “Juan 11.” Y yo pensé, ¿Juan 11? El rapto es Juan 14, 1 Tesalonicenses 4, 1 Corintios 15, ¿Qué esto de Juan 11? Yo dije, “Juan 11 es la resurrección de Lázaro? Todo tiene que ver con Lázaro siendo resucitado de los muertos, María y Marta.” Y yo dije, “¿Cómo, como es que vas a predicar del rapto de Juan 11?” Él dijo, “Oh, vas a tener que venir esta noche.” Y yo dije, “Creo que voy a ir.”

Entonces, él predicó del rapto de Juan 11. Ahora, no me puedo acordar. Realmente fue inteligente. Y la gente estaba diciendo, “profundo, profundo. Wow.” Usted sabe. Ellos no saben, usted simplemente, y… Y Lázaro, era la iglesia. Y él saliendo de los muertos eran santos siendo resucitados. Creo que, y creo que Marta era los santos del Antiguo Testamento, Y María eran los santos vivos del Nuevo Testamento. Y esto lo hizo por una hora y fue hecho de manera muy inteligente, nada más que no estaba ahí. Y cuando acabó, nos volvimos a reunir y él me dijo, “¿Alguna vez habías visto eso en Juan 11?” Ja, ja Y yo dije, “Nadie jamás ha visto eso en Juan 11. Y al día siguiente cuando nos levantamos para hablar él dijo, “¿Sabes una cosa? Recibí una felicitación maravillosa ayer, John MacArthur dijo que nadie jamás antes de mí había visto eso en Juan 11.”

Ahora, yo creo en el rapto de la iglesia. No está en Juan 11. Hay cosas en Juan 11 que deben ser predicadas. Pero una vez que usted me dice que lo que dice no es lo que significa, entonces usted me puede decir que significa cualquier cosa. Porque si no puedo entender el significado del uso normal del idioma, ¿cómo es posible que pueda entender el significado? Escuche una serie de 8 cintas, un estudio, un estudio del libro de Nehemías. Y me acuerdo de esto de manera tan vívida, porque estábamos en un dialogo en una consejería cuando Jerry Mitchell era parte de los pastores años atrás, y Jerry se me acercó y dijo, “Tuve una sesión de consejería muy extraña esta mañana, John, quizás me puedes ayudar.”

“Aconsejé a una pareja joven, se van a casar, decidieron casarse, y empecé a preguntarles porque se van a casar, y la única respuesta buena que tenían es que fue un sermón que su pastor predicó.” Y fue el mismo pastor que habría predicado la serie, esta serie que yo había estado escuchando. Y yo dije, “Bueno, ¿de qué predicó?” Él dijo, “Él predicó de los muros de Jericó.” Yo dije, “¿Qué quieres decir con que él predicó de los muros de Jericó? ¿Qué tiene que ver con que ellos se casen?” Él dijo, “Bueno, fue así. Reclamas algo, y después marchas alrededor de eso siete veces, y va a caer para ti.”

Entonces, fue aplicado que si ves una chica que realmente crees que es la decisión de Dios, la que Dios escogió para ti, simplemente encuentra alguna manera de marchar alrededor de ella siete veces, y los muros del corazón de ella van a caer. Y fue en base a ese sermón que determinaron casarse. Y Jerry dijo, “¿Cuál crees que debe ser nuestro consejo?” Porque, tuvimos una discusión interesante. Fui de ahí a la serie de Nehemías en la que Nehemías era el Espíritu Santo, … el estanque del rey, … el cual está en la ciudad, usted sabe cuándo estaban construyendo los muros, el menciona el estanque del rey. El bautismo del Espíritu Santo, y la construcción del muro, el cemento entre los ladrillos, eran lenguas. Y el punto entero de Nehemías es que Dios quiere enviar al Espíritu Santo, para bautizarlo a usted con el Espíritu y construir los muros caídos de su personalidad humana, al hablar en lenguas.

Ahora, como puede ver. Si usted va a hacer eso con la Biblia, usted no puede sacar eso del texto. Es fantasía pura, pero pasa todo el tiempo. Y con frecuencia he dicho, a veces les digo a nuestros pastores, no necesitas la Biblia para eso, si vas a hacer eso puedes usar lo que quieras, puedes usar lo que quieras. Puedes predicar la Pequeña Bo Beep. Podrías comenzar al decir, “La Pequeña Bo Beep, oh ella solo era pequeña, pero Dios puede usar a los pequeños. Y su nombre era, su nombre era, Bo Beep, que nombre tan insignificante. ¡Qué nombre de ridículo! Pero Dios usa a aquellos que han sido ridiculizados. La Pequeña Bo Beep, ella perdió a su oveja, por todo este mundo hay ovejas perdidas. No sabe en dónde encontrarlas.”

La única parte con la que no supe que hacer, a que haces con el que hecho de que está moviendo su cola tras ella. Es algo muy peligroso, alegorizar, o espiritualizar la Escritura. Lo que significa es lo que dice, cuando es entendida de manera correcta en su contexto histórico. Bueno, es suficiente para esta noche, el próximo domingo le voy a decir cómo debe hacer usted eso. Muy bien. Miren cómo se nos fue el tiempo. Perdón.

Oremos. Padre ayúdanos a tener un amor por Tu Palabra desarrollándose en nuestros corazones, al grado que estudiaremos Tu Palabra fiel y diligentemente. Gracias por darnos Tu Palabra, gracias por el regalo del idioma que expresa Tu verdad de manera simple y directa. Señor, enséñanos la verdad conforme estudiamos diligentemente Tu Palabra, que la usemos bien, para que sus verdades puedan transformarnos y traerte gloria. En el nombre de Cristo. Amén.  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

This sermon series includes the following messages:

Please contact the publisher to obtain copies of this resource.

Publisher Information
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969

Welcome!

Enter your email address and we will send you instructions on how to reset your password.

Back to Log In

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize
View Wishlist

Cart

Cart is empty.

ECFA Accredited
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Back to Cart

Checkout as:

Not ? Log out

Log in to speed up the checkout process.

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize