Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Quiero que abra su Biblia conforme hablamos de este asunto de cómo obtener lo máximo de la Palabra de Dios, y pase a 2 Timoteo capítulo 2, versículo 15. Me disculpo en cierta manera porque normalmente en un domingo por la mañana y la noche tomamos un pasaje de la Escritura y estudiamos ese pasaje de una manera expositiva. Pero esta es una serie muy especial. No tanto como predicación, y más como un salón de clases, conforme estamos hablando de principios de estudios bíblico. Debido al tema, nos vemos forzados a tratar con algunas cosas técnicas y algunas cosas que no necesariamente están relacionadas a un texto de la Escritura, pero son tan esenciales y tan básicas que lo van a preparar a usted para estudiar todos los pasajes de la Escritura.

Entonces, sí me permite un poco ser el maestro en lugar del predicador en el día de hoy darle una lección de estudio bíblico, seria usted bien servido y yo también. En 2 Timoteo 2:15, tenemos simplemente un punto inicial bíblicamente, que nos da el mandato para esta necesidad del estudio bíblico. Dice, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad.” No usar bien la Palabra de verdad es traer vergüenza sobre usted mismo. Cuando usted está tratando con la Palabra, está tratando con la Palabra del Dios vivo. Cuando usted está tratando con Dios está tratando con alguien que es verdad, y en quien no hay farsa. Dios quien no puede mentir ha hablado.

En la Biblia Dios ha hablado, Él ha hablado de tal manera que Él es entendido, tenemos la obligación de usar bien la verdad, de usar bien la Palabra que Dios ha hablado. Nada me es más desconcertante, nada me es más molesto que el mal uso de la Escritura. De hecho, es una pasión para mí. Yo lloro en mi corazón cuando oigo la Palabra de Dios siendo mal usada, mal representada. Mensajes siendo usados para enseñar cosas que no enseñan. La Escritura siendo usada para enseñar doctrina que no enseña.

Representar de manera equivocada la Palabra de Dios es un pecado serio, del calibre de adoración inepta, no bíblica. Ninguno de nosotros querría ser culpable de adorar a Dios de una manera que no es apta para Él. Dios quiere ser adorado, y Él quiere ser adorado en espíritu y en verdad. Dios quiere ser adorado desde el corazón. Él quiere ser adorado por el Dios quien es Él. Él quiere ser entendido de manera correcta. Él quiere ser exaltado por sus atributos como son. Y debemos adorar al Dios verdadero como Él es, en la manera en la que Él nos ha llamado a adorar en las Escrituras. Y no debemos alterar el adorar a Dios de una manera trivial, o superficial porque entendemos la seriedad de eso.

Y lo mismo debe ser verdad con como manejamos la Escritura. Debido a que Dios ha exaltado la Palabra, inclusive al nivel de su nombre, Salmo 138:2, como manejamos la Escritura es de igual preocupación para nosotros. Y si no la usamos de manera precisa debemos avergonzarnos. Hay una medida de vergüenza involucrada en usar mal las Escrituras. Ahora, usted puede decir porque es una perspectiva bastante común, que usar la Escritura bien no es algo fácil. Hay hombres buenos que están en desacuerdo, muchos maestros bíblicos están en desacuerdo, los predicadores están en desacuerdo, los escritores están en desacuerdo, si es tan importante que la usemos bien, y si es cuestión de vergüenza cuando no lo hacemos, ¿por qué es que hay tanto desacuerdo?

Bueno, hay varias razones para eso. Una es debido al estudio inadecuado. Preparación inadecuada. Otra es debido a presuposiciones, algunas personas ya están llenas de puntos de vista a los cuales conforman la Escritura en lugar de dejar que la Escritura hable por sí misma. Otra es un fracaso al no enfrentar asuntos en la vida de uno, que abren o limpian el camino para el entendimiento de la Escritura, haciendo a un lado el pecado, y otras cosas que nublan la mente. Creo que otra razón por la que hay diferencia en interpretaciones en la Escritura es porque algunas personas deciden que van a seguir a ciertos héroes. Siguen ciertas tradiciones, ciertos héroes teológicos, ciertos escritores, y se alinean con ellos, y tienden a imponer eso en diferentes textos de la Escritura, porque están enamorados de cierto escritor, o de cierto periodo del tiempo, inclusive uno contemporáneo.

Hay varias razones por las que hay diferencias. Hay diferencias que hay, y entendemos esto, en asuntos de la Escritura que en cierta manera son periféricos, que no son tratados de manera extensiva en la Escritura o de manera clara en la Escritura. Hay algunos asuntos en la Escritura en los que simplemente no tenemos mucha información y tenemos que tomar lo que tenemos y hacer lo mejor que podemos con ello. Pero después de haber dicho todo eso, le recuerdo que hay una corriente principal de verdad, en el centro mismo de la Palabra de Dios, en el centro de la historia cristiana, que no se desvía, que es inalterable, y seguimos esa gran tradición. Queremos interpretar la Palabra de Dios como siempre ha sido interpretada por interpretes fieles, piadosos.

Y la gran verdad de la fe cristiana es que siempre ha habido un entendimiento verdadero de la Escritura, en toda la historia de la iglesia, en toda la historia de Israel, durante el tiempo del viaje de Israel y el pecado, y el desvío y la apostasía siempre hubieron esos judíos que fueron fieles a la verdad de la Escritura, que la entendieron de manera correcta, y siempre hubieron profetas que se pusieron de pie y dieron la interpretación correcta, y sacerdotes que se movieron por esa interpretación correcta para traer al pueblo de Dios. Queremos estar en línea con eso, esa corriente principal de verdad, ese entendimiento verdadero de la Escritura cuando estudiamos la Palabra de Dios. Entendiendo que hay algunas cosas que son demasiado misteriosas para que nosotros las entendamos, porque son sobrenaturales por naturaleza. Esto es que son imposibles para nosotros, con el tipo de mente que tenemos de entender.

Hay algunas cosas para que las que poca información es dada, y, por lo tanto, realmente no podemos entender una interpretación exacta. Pero cuando hablamos del enfoque principal y el desarrollo principal de la Escritura, el panorama de la Escritura que puede ser entendido en general, la Palabra de Dios puede ser tomada tal como está y entendida por nosotros como creyentes.

Ahora, para hacer eso, para obtener lo máximo de la Palabra de Dios, para entender realmente lo que Dios quiso decir por lo que dijo, tenemos que cerrar algunos espacios. Y quiero hablar de eso esta mañana. Quiero hablar de la manera que hacemos eso en el estudio de la Escritura. Y hablamos de leer la Biblia y ahí es donde usted tiene que comenzar, leer para que usted se familiarice con el texto de la Escritura. le prometo una cosa, usted nunca va a saber lo que la Biblia dice al menos de que la lea. Y cuando usted la lea de manera repetitiva, como hablamos de un plan de lectura repetitivo, usted comienza a plantar la Palabra en su corazón. Comenzará en cierta manera a explicarse a sí misma porque usted comienza al saber lo que dice. Pero hay algunos espacios en el entendimiento de lo que significa por lo que dice, que tienen que ser cerrados.

Una vez que usted ha leído la Palabra de Dios y la ha colocado en su corazón, y usted la está leyendo y memorizándola y haciéndola propia, se va a volver viva para usted en muchas maneras, pero todavía algunos vacíos que tienen que ser cerrados, y los vacíos están relacionados con un documento antiguo, estamos tratando con un documento antiguo. Este libro es un libro muy antiguo. Se remonta al periodo patriarcal, el tiempo de Moisés cuando él está escribiendo de Abraham, Isaac, Jacob y José. Se remonta hasta el tiempo de Job el cual pudo haber sido escrito inclusive antes de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, lo cual llamamos Pentateuco.

Es un documento muy antiguo escrito a lo largo de un período de 1,500 años, por más de 40 escritores, ahí en ese lugar maravilloso llamado Israel. Tanto Antiguo como Nuevo Testamento vienen de ahí, pero es antiguo, fue terminado como usted obviamente sabe, en el primer siglo después de Cristo, eso fue hace 2 mil años atrás. Y entonces tenemos un documento muy antiguo. Eso crea algunos espacios para nosotros. Si vamos a entender la Biblia tenemos que cerrar esos espacios.

Espacio número uno es un espacio de idioma. La Biblia no fue escrita en inglés, la Biblia fue escrita en el Antiguo Testamento en hebreo, y algunos pasajes en Arameo; lo cual fue más en cierta manera del idioma común y corriente de la calle, inclusive hablado durante el tiempo de Jesús entre los judíos. Pero de manera predominante, claro, la mayoría fue escrita en hebreo, y unos cuantos pasajes en arameo. El Nuevo Testamento escrito en griego, el cual fue el idioma del Imperio Romano, el cual se había extendido a sí mismo a lo largo y a lo ancho del medio oriente y en la tierra de Israel en ese entonces.

Entonces, tenemos un problema aquí. No solo porque el Antiguo Testamento fue escrito en hebreo, sino porque fue escrito en un tipo de hebreo que no es hablado en la actualidad. Eso ha cambiado, como cambia el idioma. Y el Nuevo Testamento escrito en el idioma griego, es diferente del griego en la actualidad, inclusive es llamado griego koiné, lo cual significa griego común y corriente. Y era diferente que el tipo de griego no común, o literario, sofisticado, inclusive en el tiempo en el que fue escrito. Y ambos son diferentes del griego en la actualidad.

Entonces, tenemos que cerrar este espacio del idioma. Eso es muy importante porque tenemos que entender como hablaba la gente y como escribían si vamos a entender lo que quisieron decir. Esa es la razón que cuando los jóvenes van al seminario les enseñamos griego y hebreo. Ahora, sabemos que ir al seminario durante tres o cuatro años o en el caso de algunos, ocho, nueve, simplemente depende, pasar por todo ese tiempo y aprender griego y hebreo no necesariamente lo va a hacer usted, simplemente en ese curso, en esa clase breve, la fuente primordial del significado o la importancia del idioma. Pero es muy importante entender el idioma griego y hebreo, porque hay varias cosas que son ayudadas cuando usted hace eso.

Usted puede por ejemplo usar todas las herramientas de su estudio en hebreo. Usted puede usar lexicones, y diccionarios, y todo eso, y usted también puede leer ciertos comentarios que se refieren a las palabras hebreas. Y usted sabe de lo que están hablando. Y también sabe, si usted conoce griego y hebreo que cuando alguien se refiere al griego o al hebreo, usted en cierta manera puede revisar lo que están diciendo y saber si tienen razón. Si usted no conoce esos idiomas, en cierta manera usted depende del escritor que usted escoge creer, porque usted realmente no lo puede verificar.

Entonces, conocer el idioma es muy importante. Alguien tiene que conocer el idioma. Si usted como estudiante de la Biblia no lo conoce, usted tiene que tener a alguien que lo conozca, para que lo informe de eso. Ahí es en dónde los comentarios entran, para ayudarle, y los materiales de estudio, y el Diccionario de Vine, Palabras del Nuevo Testamento y el Diccionario del Antiguo Testamento, y ese tipo de cosas que le ayudan a usted a entender lo que las palabras significan. Vine menciono porque comienza con inglés, y después regresa al griego, y de regreso al hebreo. Entonces, alguien que no conoce griego o hebreo lo puede usar. Pero usted tiene que llegar a las palabras para saber lo que significa, porque ese es el corazón y el alma de la comunicación.

Un segundo espacio que tiene que ser cerrado es el espacio de la cultura. Eso trata no con las palabras, sino con las costumbres. Las palabras están conectadas a la costumbre. Las palabras usan frases. Digo, nuestras palabras usan frases, cuando yo escucho las frases de la actualidad ni siquiera sé de qué están hablando los jóvenes. Digo, oigo conversaciones y no tengo ni idea de lo que están hablando, porque el idioma continúa acumulando frases. Y estamos familiarizados con ciertas frases. Usted sabe, le decimos a la gente cuando la vemos, ¿Cómo estás? No sé. Esto es una afirmación tan torpe, si usted simplemente la toma por lo que es. ¿Cómo estás? Bueno, ¿cómo estoy? Bueno estoy debido a que mi madre fue, y mi padre fue, y después yo fui. ¿Qué quieres decir con, como estas? ¿Qué significa eso? Si usted le dice a alguien, ¿Estás bien? Ellos podrían responder a eso, Si o No. Si le usted le dijera a alguien, ¿Estás contento? Ellos podrían responder a eso. Pero, como estas me parece que es una frase que alguien debió haber pensado en algún punto, significó algo, lo cual en cierta manera está perdido para nosotros.

Otra frase que usamos es, ¡Hola! ¿Qué significa eso? ¡Hola! No sé lo que eso significa, pero esa es una frase. Desarrollamos eso en el idioma. Bueno, conforme usted trata con el idioma antiguo usted está tratando con un idioma que usa frases. Usted está tratando con expresiones que reflejan la cultura, y conocer la cultura es absolutamente crucial. Usted ni siquiera puede recrear el escenario. Usted ni puede recrear el escenario bíblicamente, al menos de que conozca la cultura. Eso es muy, muy importante. A menos de que usted conozca el trasfondo. Entender muchas cosas de la cultura, cultura judía, cultura griega, muy, muy importante en interpretar la Escritura. La cultura de las religiones de misterio, la cultura de los fariseos, la cultura de los saduceos, los romanos, la situación entera ahí, la cultura en torno a Israel, el politeísmo. El politeísmo refiriéndose a los muchos dioses paganos, la cultura de la adoración a Baal, todas esas cosas que rodea la información bíblica es parte de entender el marco en el que el idioma existe, y en el que las historias son contadas.

En tercer lugar, el espacio geográfico, el espacio de la geografía. Es muy importante entender algo de eso, no es tan importante como los otros, pero es importante hasta cierto punto. Podría identificar el escenario mismo, el escenario en sí que está desarrollándose. Por ejemplo, Jesús está diciendo, “Miren los campos porque están blancos para la cosecha.” Bueno, ¿qué está pasando ahí? ¿Qué quiere decir con eso? Bueno, hay una escena maravillosa ahí conforme el grano ha alcanzado cierto nivel en ese tiempo del año en esa parte del mundo, y ahí por atrás del grano viene la gente de las aldeas, de las ciudades, en su atuendo blanco, y se ven como cabezas blancas en el grano que está creciendo, y parecen ser una cosecha.

Y Jesús usa eso como una metáfora para la necesidad de cosechar las almas de esas personas. Entonces hay algo de la geografía agricultural, algo del hecho del que los costados de Palestina, de los montes eran usados para las viñas y los campos eran usados para el grano. Y algo acerca de entender lo que significa crecer en Jerusalén, y descender a Jericó, y es algo acerca de la geografía que es muy, muy importante. Usted entiende mucho acerca de la cultura de la Biblia, usted entiende mucho de la geografía de la Biblia. Y, después usted va a llegar entender el cuarto punto el cual es la historia, la trama misma. Usted tiene que cerrar esos espacios.

Ahora, hablemos de esos, esos cuatro espacios. El espacio del idioma eso le da las palabras, el espacio de la cultura le da a usted las costumbres y las frases. El espacio de la geografía crea el escenario, el escenario en si en dónde se desarrolla algo. Y el espacio de la historia es la trama, que está sucediendo históricamente en torno a eso. ¿Cuál es el contexto de la historia? He descubierto a lo largo de los años, que pasar una máxima cantidad de tiempo en estos asuntos, es crucial para todo el entendimiento eficaz de la Biblia. La gente con frecuencia me pregunta, ¿Cuánto tiempo se necesita para preparar un sermón?

Bueno, la realidad del asunto es escribir de hecho un bosquejo, y escribir algunas notas, y traerlas aquí arriba y presentárselas, podría pasar una hora haciendo eso. Pero podría tomarme treinta horas hacer lo que le acabo de describir, a usted, como cerrar esos cuatro espacios. Porque una vez que esos espacios están cerrados, usted ahora tiene una escena viva, usted entiende el idioma, usted entiende la cultura, las costumbres que han formado el idioma, usted ha creado la escena y usted tiene la trama, entonces el pasaje en cierta manera cae del árbol. Se vuelve muy aparente lo que significa cuando usted ha reconstruido todo eso. francamente eso es lo divertido, esa es la emoción del estudio bíblico para mí, es recrear esa escena en la que el pasaje habla, lo cual lo hace vivo.

Ahora, hablemos de eso. Hablemos del idioma en primer lugar. Como dije, hay dos idiomas básicos, hebreo y griego. El hebreo es el idioma más fácil de aprender, aunque en cierta manera usted podría confundirse por el hebreo, porque usted ve las letras en hebreo y parecen más diferentes de las palabras griegas. El hebreo de hecho, es un idioma más fácil. No es tan complejo, es mucho más concreto, pero usted llega al griego y el griego es, muy, muy complejo. De hecho, no hay ni un verbo regular en el idioma griego que sigue la formula regular para los casos que varían, y todas esas terminaciones que varían, y demás. No hay un solo verbo griego en todo el idioma, que es regular de manera uniforme. Lo cual significa que lo único que está haciendo es memorizarse partes irregulares. Y todo verbo tiene muchas formas, cada vez que usted cambia algo de la gramática en la oración, la forma del verbo cambia.

Ahora, no tenemos eso en inglés. Decimos un verbo y es un verbo. Corrí es corrí, o podríamos decir, estaba corriendo, hay unas cuantas formas, pero el idioma griego, cambiaríamos la Palabra corrí en quince diferentes formas, dependiendo en cómo fue usada en la estructura de la oración. Entonces, es una cantidad tremenda de memorización. La gente que toma griego, memoriza, y memoriza, y memoriza, y memoriza, para que usted tenga toda esa información en su mente, para que usted pueda leer. Y eventualmente, conforme usted hace eso por una buena cantidad de tiempo, en cierta manera se vuelve familiar para usted. Pero eso lo lleva a usted a las palabras.

Ahora, permítame decirle algo muy básico que debe entender, cuando Dios escribió la Palabra, Él colocó su mensaje en palabras. El mensaje está en las palabras, deben ser entendidas. Y debe ser entendido que las palabras originales fueron en hebreo y griego, y entre mejor entendimiento tengamos del significado de esas palabras originales, mejor entenderemos el pasaje. En la mayoría de los casos usted puede estar feliz en saber que los traductores de la Escritura han traducido de manera correcta esas palabras, la Escritura en el idioma inglés ha sido analizada, y analizada, y analizada, y analizada durante siglos realmente, y refinada, y refinada de tal manera de que lo que tenemos es una representación exacta, correcta del griego y del hebreo, pero sin los matices, sin los matices ricos que pueden ser entendidos mediante un estudio cuidadoso del idioma.

Y entonces lo que yo hago al estudiar la Escritura, es estudiar eso. Usted trata con análisis gramatical, usted trata con desinencia, eso significa la forma de la palabra, en que caso está, en que género está, es singular, es plural, es aoristo, es imperfecto es perfecto, todas esas cosas. Tenemos un problema en la actualidad, ¿sabía usted? Al tratar con gente que les enseña un idioma porque no conocen las partes principales del inglés. En el Master’s Seminary, por ejemplo, únicamente recibimos a alumnos brillantes, únicamente alumnos que pueden llevar a cabo un nivel de post-grado muy, muy difícil. Tienen que hacer un verdadero sacrificio académicamente para ser un buen trabajo en el Seminario.

Se necesita a los hombres que son los mejores, y los más inteligentes. Uno de cuatro jóvenes que solicitan ingreso al Master’s Seminary puede aprobar el examen básico en inglés, y todos salen de trasfondos universitarios. No conocen su propio idioma. Saben cómo hablarlo, pero no entienden como su idioma es construido, no entienden como está integrado. Entonces cuando usted trata de enseñarles otro idioma, no saben cómo aprender un idioma al menos de que les dé una cinta de Berlitz, usted sabe, y les diga aprende hebreo al aprender estas pequeñas frases, usted no puede hacer eso.

Entonces, es muy desafiante. Usted tiene que aprender las formas de las palabras, y ese es un gran desafío. Yo me acuerdo como un alumno de primer año en la universidad, yo estaba determinado que iba a conocer el Nuevo Testamento, entonces como un alumno de primer año en la universidad, tomé cinco unidades de griego. Tomaba griego diariamente, cinco dias a la semana, todo un año, mi primer año. Eso es mucho griego para un niño de 18 años. Eso es mucha memorización, mucho estudio, y tomé griego a lo largo de mis cuatro años de universidad, con cierta especialización en griego y después fui al seminario, y tomé griego durante tres años más, entonces seguí tomando griego, griego, y griego, y cuando llegué al final, todavía no creo que había memorizado todo lo que había por memorizar. Muy complicado. Pero tenemos herramientas tremendas en la actualidad para ayudarnos a llegar a esos asuntos, para ayudarnos a entender las palabras y las formas de las palabras.

Después está la lexicografía, además de lo que llamamos desinencia, la cual es la forma de las palabras, y la lexicografía es el significado de las palabras. Ahora, usted va a hablar de lo que estas palabras significan, eso lo lleva a usted a todo el trasfondo de las palabras, muy rico. Después la sintaxis, S I N T A X I S, la cual es la relación de las palabras, y usted ahí está entrando a entender como las palabras se relacionan entre sí. Eso es muy importante. Ese es un espacio que tiene que ser cerrado. Para darle una pequeña ilustración de como hago esto, y he estado haciendo esto ahora desde que he estado predicando y enseñando la Palabra de Dios, esto es algo normal para mí. Estoy en cierta manera es mi oficio.

Comienzo con un cuaderno de notas tamaño carta, y entro al pasaje, y estudio la parte del idioma original del pasaje, en el idioma original, el que voy a predicar, y simplemente trabajo a lo largo de eso hasta que entiendo las palabras, entiendo el significado de las palabras, las formas de las palabras. Usted sabe, si tengo que analizarlas, para saber en qué caso está o lo que sea, sea el caso de sustantivos, nombres y adjetivos. Y después hay notas por todos lados, esas notas no son para el público, ocasionalmente salen por aquí o por allá, pero yo simplemente tacho todo.

Y después entro al significado de esas palabras, y consulto el significado de las palabras, y consulto diferentes materiales para entender los matices del significado y después trabajo en los antecedentes y relaciones y comienzo a conectar esas palabras con el pasaje mismo. Y después tengo un entendimiento entero de lo que el pasaje básicamente está diciendo. Las palabras en sí ahora me son claras. Muy importante tratar de entender en el original cual es el entendimiento más rico que puedo tener de ese pasaje. Eso es trabajar con el idioma. Y ese es el primer proceso que realizo. Comienzo con el idioma original, para que pueda entender eso.

Ahora, no todos claro van a poder hacer eso porque no conocen el idioma, pero miren, hay tanto material ahí afuera para ayudarle, tantas cosas buenas que le van a ayudar a entender lo mejor y los más rico del idioma. Si alguna vez hubo un tiempo, y debo decirles esto, si alguna vez hubo un tiempo en la historia de la iglesia cuando la gente laica tuvo la capacidad de ser un buen estudiante de la Biblia, es la actualidad, es el día de hoy, debido al volumen del material. Debido al mero volumen del material que usted tiene. Si usted no es un buen estudiante de la Biblia es porque a usted no le importa lo suficiente hacerlo, o es porque está comprando las cosas equivocadas.

Para todo el buen material que está ahí afuera disponible, para todo buen recurso que está disponible ahí afuera, probablemente hay cinco malos. Entonces usted tiene que tener una mente que discierne, y tener algo de ayuda en tomar esas decisiones. Pero nunca ha habido un tiempo cuando tuvimos más oportunidad para ser buenos estudiantes de la Escritura, porque nunca ha habido más herramientas. En algún punto a lo largo del proceso mientras que usted está leyendo todos estos buenos libros, escritos por buenas personas cristianas que son útiles para usted, comienza un proceso en dónde usted de hecho está estudiando la Biblia, y hecha a mano de algunas herramientas para hacer eso, y vuélvase más primario en su estudio bíblico.

Bueno, vayamos al segundo punto. Cerrando ese espacio cultural. Lo que quiero decir por cultura es ideologías actuales, pensamiento actual. ¿Cómo pensaban? ¿Cómo pensaban los judíos? ¿Cómo pensaban los griegos? Cuando Pablo le está escribiendo a los corintios en 1 Corintios en el capítulo 11, él comienza a hablar de las mujeres con cabello largo. ¿Qué está pasando ahí? ¿Qué está pasando con eso? Bueno usted lo tiene que entender, y encontré algo de esta información en un pequeño libro maravilloso de Bantam, hace años atrás, llamado La Vida Diaria en la Roma Antigua, por Jerónimo Carcopino, un libro secular. Él es un historiador que relató la historia del Imperio Romano, alrededor del tiempo del Nuevo Testamento. Y él tiene toda una sección del movimiento de liberación de mujeres de esa época, que se había enfocado en la ciudad de Corinto. Las mujeres estaban corriendo por todos lados con el pecho descubierto, con lanzas en sus manos, cazando cerdos, y subiéndose a estacas, tratando de obtener derechos iguales a los de los hombres.

Y Carcopino, Carcopino se mete en todo esto. Y muestra como ese fue todo el trasfondo. Y una de las cosas que estas mujeres hacían, al querer, al demandar en cierta manera esta liberación, era raparse la cabeza. Con ese tipo de trasfondo, con ese entendimiento de ese tipo de cultura llevándose a cabo, cuando Pablo habla de que el cabello de una mujer es su gloria, usted entiende algo de eso. Hay varios problemas que han sido presentados en el evangelio de Juan, capítulo 1, versículo 1. El Verbo, donde dice, en el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y todos, debido a los testigos de Jehová, si no es que por alguien más desearíamos que ese versículo hubiera dicho, “Jesús fue Dios y no discutas con esto. ¿verdad?” Porque dijo, “el Verbo era,” usted sabe.

Bueno le voy a decir por qué. Porque en esa época había una filosofía que reinaba. Había una palabra famosa, “logos”, esa es la palabra griega para ‘palabra’ traducida ahí. Y existía la creencia de que el ‘logos’ era la energía que flotaba, sobrenatural, divina, que creó todo. Y le que Juan está diciendo es, “¿Saben ustedes que esa energía que está flotando, divina, sobrenatural, que crea todo, eso es Cristo?” Y, él meramente está capturando el pensamiento del momento en términos de la filosofía o religión de esas personas, y trayéndola a la Palabra de Dios. Usted tiene la misma cosa en Colosenses capítulo 2, en dónde él está tratando con un tipo de mentalidad pre-gnóstica, esas personas que tenían una especie de conocimiento secreto, y estaban involucrados con ángeles, pensaban y creían en estas emanaciones que descendían de Dios al hombre, y estaban concentrados en este tipo de asuntos misteriosos, raros y conductas acéticas, y él está respondiendo a eso en Colosenses capítulo 2. Está dirigido a ese tipo de pensamiento griego de la época.

Usted tiene una situación semejante en Juan capítulo 8, esto está en todos lados en la Biblia, simplemente viene a la mente. Jesús se pone de pie y dice, “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue a mí nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de vida.” Y usted dice, bueno, eso es maravilloso, entiendo eso. Jesús es la luz, es un mundo oscuro, él trae luz. Pero cuando usted piensa en eso, y cuando yo pensé en eso, cuando estudié por primera vez el evangelio de Juan, me pregunté, “Bueno, ¿por qué no nada más se pone de pie y dice, “Yo soy la luz del mundo”, ¿por qué él diría eso?” Digo, ¿cuál es el contexto para eso?

Después usted comienza a estudiar ese pasaje en Juan 8, y usted descubre que él lo dijo en el patio de las mujeres, el cual es el patio exterior del templo. Y en el patio de las mujeres también habían pequeños receptáculos para la gente, para que ahí entregara su dinero, simplemente entraban y hombres, y mujeres entraban ahí daban su dinero. Los hombres podían entrar a la siguiente parte, en cierta manera la parte interior del patio, las mujeres se quedaban afuera ahí. Pero el patio de las mujeres era dónde él estaba hablando, y él entra al patio de las mujeres.

También encontramos, dice en el texto, que fue el día después de la fiesta. ¿Qué fiesta? La fiesta de las luces. ¿Qué es la fiesta de las luces? La fiesta de las luces conmemoraba a Dios, guiando a los hijos de Israel usando fuego de noche, y usando una nube de día. Así es como Él los guio en el desierto. Ellos celebraron eso con las fiestas de las luces durante 8 días. ¿Cómo la celebraban? ¿Sabe usted lo que es una Minora? Un candelero de siete brazos, colocaban una minora masiva, enorme, en medio del patio, que no tenía techo, claro. Usted sabe, había entonces una Minora de velas múltiples, emanando luz ahí de la parte de arriba como un diamante, a la mitad de la ciudad de Jerusalén. Ocho dias estaba encendida esa cosa, ocho dias esa Minora ardía para celebrar la provisión de Dios de luz en el desierto.

El día después de que se apagaba, Jesús entra al patio de las mujeres, en dónde la Minora estaba, pero la Minora está apagada. Él dice, Yo soy la luz del mundo, Yo no me apago. Y de pronto hay un contexto que da un significado totalmente diferente a eso, y cautivó los corazones de la gente. Eso, eso es lidiar, eso es tratar con la cultura, entender los trasfondos. Eso es parte de lo que usted hace como un estudiante de la Escritura, necesita tener algunos recursos, algunos libros, algunos comentarios, y algunos diccionarios bíblicos, lo que sea, usted los puede encontrar en la librería. No tenemos la librería ahí para producir dinero. Hemos probado eso año, tras año, tras año, tenemos esa librería para proveerle recursos a usted. Entonces, eso es importante con respecto a la cultura. 

Ahora, la geografía es igual de importante, una de las cosas maravillosas que usted como cristiano puede hacer, si usted tiene la oportunidad, es ir a caminar por la tierra de Israel solo. Va a hacer que la Biblia cobre vida para usted, en muchas, muchas maneras. Lo único que tiene que hacer es estar en una tormenta en el Mar de Galilea, y usted entenderá porque los discípulos tenían miedo. Especialmente si usted está en un pequeño bote. Usted entiende la topografía, la geografía de la tierra, usted entiende la relación de aldeas y villas y ciudades, usted entiende como las batallas eran peleadas, y porque eran peleadas en ciertos valles, y en la parte de arriba de ciertos montes. Y usted está de pie ahí y usted ve todo ese escenario frente a usted.

Usted entiende porque Dios ha escogido Meguido para que sea el lugar de la batalla del Armagedón. El conflicto final de las épocas, Napoleón dijo. Es el campo de batalla más grande sobre la faz de la tierra. Si usted está ahí, y usted está de pie ahí, y ve hacia abajo en el monte y ve todo ese lugar, usted puede entender porque ese habría sido en toda la historia antigua uno de los grandes campos de batalla del mundo. Entender la geografía es muy importante. Si usted entiende por ejemplo algo de la geografía de Jerusalén, esa ciudad en la parte de arriba de una planicie, usted entiende que por ejemplo, usted está leyendo de la muerte de Jesucristo, y como él se fue esa noche después de su traición y él recuerde usted, Judas recuerde usted, se fue en la última cena, fue para traicionarlo, Jesús se fue cruzó el valle de Cedrón, subió al monte de los Olivos, es significativo porque en ese entonces, los corderos de la Pascua estaban siendo matados por miles, y estaban siendo matados en la parte de atrás del monte del templo, su sangre corría por la pendiente de atrás del monte del templo, el cual está en el lado oeste de Jerusalén llegando al valle de Cedrón.

El torrente de Cedrón, o el río de Cedrón pasa por ahí. Hay una pendiente que llega hasta el torrente, usted cruza el torrente y hay una pendiente que vuelve a subir al Monte de los Olivos, al otro lado del pequeño monte está la ciudad de Betania, al sur está Belén. Jesús pasó por la parte de atrás de ese monte y tuvo que cruzar el Cedrón. En ese tiempo del año, en la temporada de la Pascua, el Cedrón está todavía lleno de agua, es un arroyo que está seco en el verano, pero todavía tiene agua, y esa agua está roja debido a los miles de corderos que habían sido matados, y su sangre está descendiendo por la parte de atrás del templo, y llena ese pequeño arroyo. Ahí está Jesús cruzando el símbolo de su propio sacrificio como el Cordero de Dios. Ese tipo de cosas, son muy vividas, y hacen que la Palabra de Dios sea viva.

Cuando usted habla del infierno, por ejemplo, en la Biblia, los judíos entendían el infierno como un lugar de tormento terrible, un lugar de crujir de dientes y lloro, un lugar de oscuridad, un lugar de dolor, un lugar de una conciencia que está acusando de manera total, sin alivio alguno, en absoluto, nunca. Es un lugar horrible, la manera en la que lo describieron, fue que usaron la palabra ‘gehena’. ¿Qué era esa palabra? Gehena, era el nombre del basurero de la ciudad en el valle de Hinom, simplemente al sur del valle de Cedrón. Tomaban toda la basura de la ciudad, y la aventaban ahí, y tenían un fuego perpetuo que estaba encendido todo el tiempo. Claro, la basura era basura en esos días, y habían gusanos y todo eso, y esa es la razón por la que la Biblia habla de que el gusano nunca muere, porque siempre había basura siendo arrojada al Gehena, de tal manera que siempre habían gusanos comiéndosela. Y el fuego, y el horror de eso, y el humo, y el olor y todo eso, ese era el retrato del infierno para ellos. Si usted, si usted pudiera estar de pie en algunos de los montes en Jerusalén, y ver hacia abajo el valle de Hinom, estaría muy consciente que el infierno estaba ahí abajo en un lugar de identidad terrible, aterradora.

Entonces, entender algo de esa geografía es muy importante, si usted entiende algo de la geografía, inclusive al norte de Galilea, usted entiende gran parte de la riqueza de las historias bíblicas. Usted tiene que cerrar ese espacio en algunos diccionarios y atlas bíblicos. Yo tengo diccionarios y Atlas bíblicos ahí en mi escritorio todo el tiempo, para sacarlos, para revisar la topografía y relaciones. Y al escribir la Biblia de estudio, estaba ahí con mi pequeña regla, usted sabe, viendo las cosas a escala, midiendo la distancia de una aldea a la siguiente, y a lo largo del Antiguo Testamento, él fue de ahí a allá, y él fue de ahí a allá. Entonces, usted está pensando, muy bien, esto está así de lejos y así de lejos, y así de lejos, y conforme comienza usted a trabajar en todo eso, la historia entera y entendimiento de la Escritura se vuelve maravillosamente rica y viva.

Bueno, después usted tiene el cuarto espacio. Usted tiene el espacio del idioma, usted tiene el espacio de la cultura, y usted tiene el espacio de la geografía. Después usted tiene el espacio de la historia. Y el espacio de la historia es la trama. La Escritura tiene una trama. Sabe una cosa, a veces me acuerdo de mi abuela, cuando yo era un pequeño niño, tenían una pequeña caja de plástico con versículos bíblicos en ella, ¿alguna vez ha visto esas cosas? Simplemente era una pequeña cosa de plástico, y tenía pequeñas tarjetas con versículos en ellas. Y siempre me impactó que podían colocarlas en cualquier orden, pero no tenían contexto. Usted podía mezclarlas como si fueran cartas, y meterlas en el orden que usted quisiera. Y supongo que usted podría terminar con lo que fuera, usted podía sacar una que dijera, usted sabe, “Judas salió y se ahorcó.”  En la siguiente decía, “Sal y haz lo mismo. Y lo que haces hazlo rápidamente.” Usted sabe.

Entonces, usted podía simplemente organizarlas como usted quería. Usted en cierta manera podía tener su Biblia en cualquier orden. La Biblia no fue escrita así. hay una verdadera trama, hay una verdadera historia que se está desarrollando y todo está en un contexto y en un marco de referencia. No es un montón de versículos que pueden encajar en cualquier orden, hay una historia, hay un trasfondo. Usted nunca entenderá, por ejemplo, porque Pilato azotó a Jesús, y trató de hacer que los judíos lo soltaran, porque peleó tan duro por hacer eso, porque él salió y dijo, usted sabe, lavó las manos y todo lo que pasó, y lo halló inocente y todo eso, sin embargo, crucificó a Cristo. A menos de que usted entienda que Pilato ya estaba hasta el cuello en problemas serios con el imperio romano, por lo menos debido a tres errores serios que él había cometido mientras que él había sido gobernador en Palestina.

El César romano quería la pax romana, él quería paz romana, y todo lo que Pilato seguía haciendo era agitar a estos judíos hostiles y haciéndolos llegar a un punto de explosión y haciendo que se enojaran con Roma, y estaba en aguas profundas, profundas. Y los judíos finalmente jalaron el gatillo y le dijeron, “Si no lo crucificas, vamos a decirle a César.” Fin de la discusión. Si usted entiende el trasfondo, usted entiende porque eso sucedió como sucedió, muy, muy importante.

Cuando yo estaba estudiando 1 Corintios 12 al 14 estaba tratando de entender lo que los corintios habían estado haciendo en el lugar de usar de manera genuina las lenguas y el uso verdadero de los dones espirituales. Obviamente no estaban haciendo lo correcto, alguien estaba poniéndose de pie, pretendiendo tener un don del Espíritu Santo, y maldiciendo a Jesucristo. Ahora, así de raro era eso. Consulté en la biblioteca años atrás, para tratar de encontrar algunas fuentes de material acerca de las religiones de Grecia en el mundo antiguo, y me encontré con un libro fascinante, titulado “Las Religiones de Misterio”, escrito por un hombre llamado Angus, A N G U S, y publicado, nunca olvidaré inclusive la casa de publicaciones, Dover Press en Inglaterra. Este era un libro grueso, el cual, desde un punto de vista secular, daba la historia de las religiones de misterio, en el tiempo del Nuevo Testamento.

Y me encontré con un entendimiento de dos palabras en el idioma griego, enthousiasmos y ektasia, las cuales son entusiasmo y éxtasis, transliteradas en inglés. Y esas eran palabras que definen la naturaleza de la adoración en las religiones de misterio, trataban de llevar a la gente a la ektasia y al enthousiasmos. Ambos en cierta manera eran estados alterados de conciencia, en las que usted caía y hacia cosas raras y anormales, y esto en cierta manera era una manera mística en la que usted se conectaba con las deidades. Y sabe quién en nuestra cultura reciente adoptó eso, fue Timothy Leary, y se lo vendió a toda una generación de jóvenes universitarios, les dijo que si realmente querían estar cerca de Dios necesitaban fumar marihuana. Eso no es nada más que esa misma cosa revisitada.

Entonces, supuestamente debía haber una experiencia religiosa. Se acuerda cuando todos empezaron a pasar de la marihuana y sentándose cruzando las piernas con algún gurú, y fumando más marihuana, y pensando que simplemente iban a tener más comunión con la deidad en este proceso. Bueno, esos eran asuntos de la religión de misterios griegas, simplemente revisitadas. Comencé a leer acerca de cómo se expresaban a sí mismos, comencé a familiarizarme con eso. Y fui a leer 1 Corintios 12, 13, y 14, y fue exactamente con la misma claridad que eso era lo que estaba pasando ahí. Habían adoptado el formato de la religión de misterio, y lo habían metido a la iglesia, y lo habían santificado, y lo habían llamado la obra del Espíritu Santo. Y eso es lo que Pablo tuvo que corregir. Ese tipo de trasfondos históricamente crean la trama en la que la historia es contada. Muy, muy importante.

Ahora, algunas personas dicen, “Bueno, yo no leo ningún libro, solo voy a la Biblia.” Ha habido gente que me ha dicho eso, ha habido predicadores que me han dicho eso. “No creo en estudiar libros, yo únicamente leo la Biblia.” ¿En serio? Bueno, quizás a usted le gustaría decirnos todo lo que usted conoce acerca de Shur, Moab, Maher-salal-hasbaz, Calno, Carquemis y Micmas, simplemente de memoria. No creo. Esa es una especie de egoísmo velado. Necesitamos estar agradecidos con el Señor porque Él ha provisto el material para que nosotros cerremos ese espacio, ¿verdad? Necesita algunos comentarios buenos, un diccionario bíblico. Debería tener un diccionario bíblico y un buen comentario, para que usted tenga un modelo para la interpretación, para que usted tenga algo para tratar con pasajes difíciles. Nos esforzamos por hacer eso a lo largo de toda la Biblia de estudio.

De hecho, esa es la razón por la que es tan gruesa, porque tratamos con todo pasaje difícil. Queremos ayudarlo a usted en todo eso. Ahora, esos son los espacios que deben ser cerrados. Ahora, conforme cierro y no tengo mucho tiempo para decir esto, así que espere, cinco principios. Usa cinco principios para cerrar estos espacios. Cinco principios con los que trabajo. Y esto en cierta manera es ver por encima de mi hombro, un poco, lo que hago al estudiar. Número uno es el principio literal, principio literal. Cuando usted interpreta la Escritura, usted la interpreta de manera literal. ¿Qué significa eso?

Eso significa que usted entiende la Escritura, en el sentido normal, natural. Usted entiende la Escritura en el sentido normal, natural. En otras palabras, el significado acostumbrado de las palabras, es lo que usted acepta. No hay significado secreto, no hay significado escondido, no hay significado detrás del significado. Dice usted, “Bueno, ¿qué hay acerca del idioma figurado?” Bueno, el idioma figurado es idioma figurado. Y eso es acostumbrado y normal. Si yo digo que él es tan fuerte como un buey, no quiero decir que él es un buey. Eso es claro. Si yo digo, es tan alto como un árbol, no quiero decir que él es un árbol y él tiene ramas y hojas. Usted entiende eso, eso es idioma normal. Las figuras de dicción son parte del idioma normal. Hay varias metáforas, símiles, todas esas cosas son parte del idioma normal.

Entonces, usted tiene lenguaje figurado en la Biblia, eso es parte del idioma normal. ¿Qué acerca de simbolismos? Usted tiene símbolos en la Biblia. Tenemos símbolos en nuestro idioma, hablamos en símbolos todo el tiempo. Sustituimos algo por algo más para incorporar significado en ello. Decimos, por ejemplo: “Te voy a decir, vi a ese hombre que iba por la calle en un cohete.” ¿Qué queremos decir con eso? No queremos decir que iba ahí, en un cohete literal, queremos decir que probablemente tenía un auto de ocho cilindros, e iba muy rápido. Pero el cohete se vuelve el símbolo para eso, y eso es idioma normal.

Tenemos que tener esa flexibilidad en el idioma, usted no necesita entrar en pánico cuando usted ve un símbolo. Meramente ver el contexto y el símbolo se abre. Dice usted, “¿Qué hay acerca del libro de Apocalipsis?” Bueno, usted tiene algunos símbolos en Apocalipsis, que son excepcionales, pero usted también los tiene, escuche esto, en Zacarías, Ezequiel, Isaías, Daniel primordialmente y Apocalipsis, y se da usted cuenta de que todos esos son libros que se concentran en ¿qué? …profecía. Entonces, cuando hablamos de profecía que predice que está aún por ser cumplida en el futuro, usted va a encontrar muchos símbolos, porque no hay una equivalencia histórica. Esas cosas se van a desarrollar, se van a cumplir en el futuro, Dios nos habla de ellas en idioma simbólico. Sabemos que es simbólico, sabemos que eso es simbólico.

Cuando leemos del cielo, decimos que en el cielo enfrente del trono del cielo hay un mar de vidrio, de cristal. Bueno, un mar es un mar y el cristal es cristal, ¿qué es eso en sí? Es un mar o es cristal, no sé. En cierta manera eso es figurado, algo de eso es simbólico, tendremos que esperar y ver porque no tenemos una experiencia en sí con eso. gran parte de la literatura profética incluye símbolos. Cuando usted lee en el libro de Apocalipsis, que una bestia se levanta del mar, definirá algo acerca de esa bestia y quien es. La bestia representa poder feroz, y de ahí él sale, y le dice usted que tiene siete cuernos, y tiene ciertas cabezas y define que son, y la criatura desarrolla eso en el contexto. La médula es que Dios habló con claridad. Y entonces usted lo acepta literalmente. Una vez que usted ha dicho, no voy a aceptar la interpretación literal de la Escritura, usted está perdido sin esperanza.

Ahora, el significado acostumbrado de las palabras es exactamente lo que Dios quiso. Cuando Dios nos dio el libro, él lo hizo claro, Él dijo, “Quiero que me oigan a mí, hablar.” ¿verdad? Él no nos dio un misterio, Él lo abrió, lo desarrolló. Los rabinos se enredaron en significado misterioso, tomaron la palabra Abraham, el nombre de Abraham tiene tres consonantes, la B, la R, y la M, y en el hebreo son las consonantes, las otras son vocales; y entonces, en el idioma hebreo, letras en el alfabeto tienen equivalencia numérica. Y entonces los rabinos dijeron, que el nombre secreto de Abraham es que, si usted suma la B, y la R, la M, usted termina con una total de 318.

Entonces, el significado secreto de Abraham es que él tuvo 318 siervos. Usted no puede encontrar eso en el contexto de nada. Eso es simplemente fantasía pura. Eso es llamado interpretación cabalista. Por cierto, un enfoque muy popular en el pasado, y un enfoque popular inclusive en la actualidad. Will Varner escribió un artículo excelente en la publicación del Master’s Seminary, hablando de esa estrategia de ese enfoque cabalista, en dónde usted tiene todos estos significados secretos, raros. Escuche, un hombre que estaba vagando, aunque sea un necio no necesita errar porque Dios ha hablado, y Él ha hablado de manera clara. Y usted toma eso tal como está ahí. Entonces, ahí es donde usted comienza, comienza usted con un entendimiento del sentido literal de la palabra.   

En segundo lugar, un principio histórico. Habiendo entendido las palabras, y estoy regresando al ciclo por lo que ya hemos estado diciendo desde un ángulo diferente… usted ahora desarrolla la historia. Y eso es realmente lo que a mí me encanta, el regresar a la historia, a los trasfondos y la cultura, y la geografía, y aquí es en dónde realmente leo. Leo todo tipo de cosas, leo libros de trasfondo, leo los comentarios. Probablemente es promedio para mi leer 15 comentarios de todo pasaje, porque quiero aprovechar lo mejor de la investigación de trasfondos en la historia. Y leo diccionarios bíblicos, o historias bíblicas o lo que se necesite. Simplemente en general, leer acerca de la cultura judía, usted acumula información acerca de cómo operaban y cómo pensaban. Y eso informa gran parte de la Escritura.

El punto, al que estoy tratando de llegar aquí es, ¿qué significó para la gente a quien le fue hablado o escrito? ¿qué significó en ese entonces? No que significa ahora. ¿Qué significó en ese entonces? Porque lo que significó en ese entonces, significa ahora. Entonces, ¿Cuál fue su escenario, que estaba pasando? Esa es la trama. Regreso a eso. Con frecuencia he dicho que un texto sin un contexto es un pretexto. Usted no nada más puede sacar un versículo, y hacerlo significar lo que usted quiera, hay una trama, hay una historia que se está desarrollando ahí. Y hay algo que está pasando ahí, a lo cual esto habla de manera directa. Y cuando usted entiende la trama, entonces usted entenderá el significado de lo que fue escrito. Es ese el principio histórico, crear el trasfondo para la escena dada.

En tercer lugar, es el principio gramático. Ahora, este es un ejercicio por el que yo paso. Primer ejercicio, escribo todo acerca del idioma, me concentro en todas las cosas literales, lo escribo todo, y entiendo el texto y después voy a todos los comentarios, leo todo lo que necesito leer, entender la historia, la escena, el trasfondo. Si necesito entender a fariseos o saduceos lo busco, los zelotes, los esenios, o lo que pueda ser. Si quiero conocer más del trasfondo de alguien voy a algún libro que nos dará trasfondos de los individuos de la Escritura. reconstruyo toda esa escena. Después regreso, y todavía estoy escribiendo por todos lados, y llego al principio gramatical. Ahí es cuando comienzo a ver la estructura misma.

Ahora entiendo la escena, entiendo la trama, entiendo lo que dice, ahora realmente voy a escarbar en profundidad. Veo las preposiciones, los pronombres, los verbos, los nombres, comienzo a analizar el pasaje, comienzo a analizar la estructura del pasaje, lo veo como un todo. Palabras, frases, antecedentes, y este es el ejercicio que llamamos estudio bíblico inductivo. Usted conoce el trasfondo, conoce las palabras, ahora, ¿qué dicen? ¿qué es lo que realmente están diciendo? Y ahí es cuando usted estudia la estructura de las oraciones. Sabe una cosa, cuando estábamos tomando inglés como niños, solían enseñarnos como hacer un diagrama de una oración. ¿Alguna vez le enseñaron a usted a hacer eso? le enseñaron a hacer diagramas de oraciones? Es muy importante aprender a cómo hacer eso.

Es muy útil para que usted aprenda a cómo dividir frases y palabras, y modificadores. Y le quiero decir, realmente me preocupa la siguiente generación de estudiantes bíblicos, sino aprender a usar su propio idioma, si solo conocen las palabras de la calle, y no entienden los componentes del idioma, ¿cómo pueden dividir el idioma? Creo, usted sabe, que hay muchas razones por las que la gente no usa bien la Palabra, o la maneja de la manera correcta en la actualidad. Uno, es que no entienden la importancia de eso. simplemente piensan que deben ponerse de pie ahí hasta que algún sentimiento, o un impulso o esperar hasta que Dios, (entre comillas) les diga lo que significa. Pero otro problema es que no comprenden la estructura del idioma. No entiende que el idioma tiene reglas y leyes, que están siendo seguidas de manera muy cuidadosa, y que usted debe entender esas. Es muy importante.

Entonces, usted divide las frases, divide palabras, divide modificadores para entender cómo es que estas cosas se relacionan entre sí. Muy, muy importante, si usted va a usar bien la verdad. Y al hacer esto, usted realmente está llegando al corazón y el alma de ese pasaje. Ahora, permítame sugerirle algunas cosas prácticas para que sepa cómo hacer esto. Simplemente cosas simples, solo cosas simples. Usted comienza simplemente a leer ese pasaje, leer, y leer, y leer, y leer, y después encuentra el punto principal. Esta es la primera cosa que usted hace en esta sección de la gramática, encuentre el punto principal. ¿Cuál es el punto principal, y le voy a dar una pequeña pista? El punto principal normalmente está conectado o relacionado con el verbo principal. Si usted está tratando con el párrafo de la Escritura, digamos, usted está tratando con un párrafo, dos o tres versículos, tres o cuatro versículos, habrá un verbo principal ahí.

Le estaba diciendo a la gente en el primer servicio, realmente no entré en este, pero si usted pasa a Filipenses, simplemente de manera muy breve, capítulo 1, tiene una ilustración perfecta de esto. Usted está leyendo en Filipenses 1:18, y usted podría encontrar estas en toda página en todo pasaje, pero aquí hay uno. Él dice, “¿Qué pues?” versículo 18, “que, no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado. Y en esto me gozo, y me gozaré aún.” Ahora, la idea principal aquí es que Pablo está ¿qué? ¿él está qué? está regocijándose, él está regocijándose. Esa es la idea principal.

Entonces, estamos leyendo, comenzamos a leer en el versículo 12, en dónde vemos ahí en el texto que comienza un párrafo. El párrafo sigue hasta el versículo 26, como lo han presentado. Usted comienza en el versículo 12 y él está hablando de cómo sus circunstancias han resultado para el progreso mayor del evangelio. ¿Cuáles son sus circunstancias? Bueno, si usted estudia el trasfondo de Filipenses, ¿dónde está él? en la cárcel. Versículo 13, “mi encarcelamiento”. Él dice, debido a que estoy en la cárcel, toda la Guardia Pretoria está oyendo el evangelio. Y debido a que estoy en la cárcel, otros están teniendo más valentía,” versículo 14, “para hablar la Palabra de Dios sin temor.” Está haciendo que otros cristianos sean más valientes. Y debido a que estoy en la cárcel, algunos están predicando a Cristo por envidia y contienda.”

¿Puede usted creer eso? Hay algunos predicadores que están tan molestos por la gran sombra de Pablo, que no quieren estar bajo la sombra de Pablo. Él era el hombre. Y ellos ven a Pablo en la cárcel y entonces comienzan motivados por la envidia y un motivo malo en su corazón, a decir que él está en la cárcel porque Dios está castigando y lo atacan. Y versículo 17 dice que le causan aflicción además de su encarcelamiento, lo lastiman, lo hacen por ambición egoísta, no por motivos puros. Después en el versículo 19 él dice, “Porque sé que, por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación.”

Me regocijo, ¿porque me regocijo? Bueno, véalo, el asunto principal es que él se regocijó, le acabo de decir por qué. Uno, en el versículo, y simplemente estoy inventando esto conforme avanzo. Él se regocijó porque él sabía que sus circunstancias resultarían para el progreso del evangelio. Dos, debido a que la Guardia Pretoria entera estaba oyendo la verdad de Cristo. Tres, porque otros creyentes estaban siendo más valientes, porque podían ver que inclusive al estar en la cárcel usted todavía podía predicar el evangelio. Cuatro, porque estaba causando que otros predicadores lo atacaran, pero inclusive eso haría que el pueblo de Dios orara por él.

Entonces, como puede ver, lo primordial, me regocijo y el resto alimenta eso, e informa eso. La gente a veces, usted sabe me pregunta, ¿cuánto tiempo te tarda preparar un sermón? Bueno, la parte con la que entro aquí, con unos cuantos pedazos de papel con cosas escritas, puedo escribir eso en una hora, podría tomarme veinte horas llegar a ese punto. Cómo puede ver, cuando usted ha hecho el resto del proceso, el pasaje en cierta manera se cae del árbol. Cuando usted entiende lo que las palabras dicen, y usted entiende el trasfondo histórico y usted entiende la gramática, entonces el pasaje simplemente cobra vida. 

Entonces, comienza a leer, encuentra la idea principal, después comienza a analizar la estructura dentro del marco de esa idea principal. Lutero lo dijo de esta manera, gran afirmación. “Sacude el árbol entero, después súbete y sacude cada rama grande, después cada rama, después cada vara, y después observa debajo de cada hoja.” Y así es, usted sabe, usted probablemente no oye una quinta parte de lo que yo encuentro en ese proceso. Eso es lo que se necesita.

Bueno, el cuarto principio. Primero fue literal; segundo, histórico; tercero, gramatical, tratando con la estructura del idioma. En cuarto lugar, es sintético. Con eso no quiero decir falso, sino quiero decir, sintetizar, resumir. ¿Qué queremos decir con eso? Digo, entienda esto, hay 66 libros en la Biblia, 39 en el Antiguo, 27 en el Nuevo, escritos por más de 40 autores, pero realmente solo hay una fuente de toda Escritura, ¿quién es? Es Dios. Por lo tanto, no hay contradicciones en la Biblia, por lo tanto, la Biblia está en armonía perfecta consigo misma. Y cuando usted ha descubierto el significado de un pasaje dado, por ejemplo, tomemos ese pasaje de Filipenses 1, y ahora muy bien Pablo se regocija, y él se regocija por todas estas razones. Wow. ¿Cómo encaja eso con el todo de la Escritura? Esa es la siguiente pregunta que usted hace.

Permítame sintetizar eso. Los reformadores lo llamaron la Analogía Scriptura, refiriéndose a que la Escritura es análoga consigo misma. Esto es, que es totalmente coherente consigo misma. Ninguna parte de la Biblia contradice ninguna otra parte de la Biblia, porque hay un autor, Dios el Espíritu Santo ha escrito todo. Entonces, en este punto comienzo a consultar referencias cruzadas y me encanta también esta parte, simplemente lo persigo por toda la Biblia. Oh, sufriendo de manera injusta y regocijándose, ¿adónde acudo para aprender de eso? ¿Qué acerca de Santiago 1? ¿verdad? “Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.” Otras veces en la vida de Pablo él tuvo esta misma actitud, y él la expresó en varias ocasiones.

Podría regresar a Job, podría regresar al salmista, y leer los salmos de David dónde él se regocija en medio de aflicción tremenda. Y puedo comenzar a ver ilustraciones de todo esto por toda la Palabra de Dios. Inclusive puedo escarbar en mayor profundidad. Digamos, en Santiago capítulo 1, y descubrir más acerca del principio de regocijarse en el sufrimiento. Puede encontrarlo en Santiago, puede encontrarlo en Pedro, puede encontrarlo en la iglesia perseguida, Apocalipsis 2 y 3. Ese es el principio de síntesis. Usted comienza a moverse por toda la Escritura. Eso es lo que las referencias cruzadas hacen para usted. Esa es la razón por la que en la Biblia de Estudio incluimos, vea nota aquí, vea nota aquí, vea nota aquí, vea nota allá. No sé cuántas veces, y cientos de miles de referencias cruzadas hay ahí. Entonces, usted puede buscarlo por todos lados hasta que su corazón esté satisfecho, siguiendo una verdad por toda la Escritura. Y se vuelve tan rico, y satisfactorio cuando usted hace eso.

Y después el quinto y el paso final. Cuando usted estudia la Escritura, es bueno, me imagino que usted podría llamarlo el enfoque práctico. Usted tiene literal, histórico, gramatical, sintético y práctico. Y en este punto, voy a confesarle algo, realmente no creo que lo más útil al estudiar la Biblia es simplemente darle a la gente un montón de cosas prácticas que hacer, como, “ahora, lo que quiero que hagan es que vayan a casa, la próxima vez que su marido les grite, regocíjense.” “Usted sabe, la próxima vez que usted se caiga con el juguete de su hijo, y se rompa su tobillo, ahí en el pasillo, regocíjese.” “La próxima vez que usted vaya al trabajo, y su jefe hable mal de usted, y alguien más recibe la promoción que usted merece, porque usted hizo el trabajo y él recibió el crédito, regocíjese.”

Está bien, eso está bien y es bueno y debe hacer eso, pero lo que he aprendido a lo largo de la vida y creo que realmente funciona, realmente tiene sentido, es, escuche esto, el énfasis primordial del estudio bíblico es entender el principio. Y cuando ese principio se vuelve una convicción, entonces se manifestará en todo escenario practico. No puedo pensar en la suficiente cantidad de escenarios prácticos para ustedes. No van a abordar toda situación de manera exacta, la vida está fluctuando todo el tiempo. Pero le voy a decir una cosa, cuando usted entiende la Escritura lo suficientemente bien, eso se vuelve una convicción, se aparece en toda escena práctica. 

Esa es la razón por la que paso mucho más tiempo, y algunas veces soy criticado por ello, “Bueno, tú eres, tú eres todo teología, todo es asunto bíblico, tú no eres muy práctico.” Realmente no estoy muy preocupado por lo práctico, porque yo sé que usted va a vivir lo que usted cree, y sé que usted vive sus convicciones, y usted es controlado por sus convicciones. Usted no es controlado por mis exhortaciones, y usted no es controlado por mis escenarios, y usted no es controlado por mi pequeño consejo aquí, y mi pequeño consejo allá que le dice que hacer. Sabe una cosa, cada vez que veo uno de estos seminarios que dicen, “Sabe una cosa, lo que necesitan hacer, necesitan ser amables con sus esposas. Si su matrimonio no tiene amor, y su matrimonio, usted sabe, esto es lo que tienen que hacer.   

Y leí un hombre y él dijo, “Bueno, váyase de vacaciones. Váyase de vacaciones.” ¿Quiere saber algo? Si usted no tiene una buena relación con su esposa, una vacación es miserable, porque usted está con ella y no puede escaparse. Este hombre…este mismo libro decía, este mismo libro decía, “Compre un osito de peluche, tráigalo a casa, escóndalo en papel aluminio y colóquelo en la parte de atrás del congelador. Escriba una carta de amor, realmente romántico. Pégueselo al osito de peluche, colóquelo en papel de aluminio, y métalo en la parte de atrás del congelador. En una noche, cuando esté sacando la lasaña vieja para darle de comer, por error ella va a ver esto, no va a saber lo que sea, lo va a abrir, y ahí va a estar este osito de peluche y esta carta de amor.”

Y mi reacción fue, si tienes un matrimonio malo, más vale que no hagas eso. Ella te lo va a aventar, y los ositos de peluche congelados potencialmente son mucho más peligrosos que los que no están congelados. Usted sabe, usted puede pasar mucho tiempo hablando de ese tipo de cosas, pero le voy a decir una cosa, si usted tiene una convicción en su corazón, de que Dios lo ha llamado a usted a amar a la esposa que le ha dado a usted, y esa es una convicción que usted tiene delante de Dios, con todo su corazón, eso es lo que importa. Usted puede hacer cosas prácticas y debemos hacer algunas cosas prácticas, y está bien hacer esas sugerencias, pero para mí, el principio practico es el principio de la convicción. Es el principio que dice, “me aferro a esta verdad, me apropio de esta verdad, creo esta verdad, voy a vivir por esta verdad.”

Y hombre, ese es, ese es un ejercicio personal por el que usted tiene que pasar. Yo sé que cuando yo paso por el estudio de la Palabra de Dios, lo último que quiero hacer es cristalizar lo que acabo de aprender, y hacerlo parte de mi sistema de creencias, y decir, “Muy bien, en la primera oportunidad que tenga, quiero vivir esto, quiero vivir esto.

Bueno, esas cinco cosas son las que lo llevan al texto, esos son los ejercicios por los que yo paso al prepararme por entender la Escritura. Cuando acabo con todo eso siempre puedo pensar en algo que decir, como ustedes bien pueden dar testimonio de eso. Quiero darle tan solo un par de otros elementos clave, si usted realmente va a conocer la Escritura. Leerla, muy importante, le dimos a usted un plan de lectura para que sepa cómo hacer eso, Interpretarla, pasamos por todo eso. Hay un tercero, en el que yo lo alentaría a pensar, y eso es meditar en ella, meditar en ella. En Deuteronomio 6, 6 al 9, Dios dijo: “Estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu corazón, y la repetirás a tus hijos, y hablaras de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte y cuando te levantes.”

Todo el tiempo, todo el tiempo, es la idea ahí, estás hablando de ellas todo el tiempo. Están en tu corazón, están en tu boca, y las ataras como una señal en tu mano. En otras palabras, aplicas la Palabra de Dios en todo trabajo que realizas, “y estará como frontales entre tus ojos.” Esto es, las verdades de la Palabra de Dios deben ser el punto focal de todos tus pensamientos, y las escribirás en los postes de tu casa, para que conduzcas todos los asuntos de la vida dentro de tu casa, de manera coherente con la Palabra de Dios, “Y las escribirás en los postes de tu casa”, para que todo lo que está relacionado contigo, conforme vas y vienes en el mundo, es filtrado mediante un entendimiento y aplicación de la Palabra de Dios.

En otras palabras, meditas en la Biblia todo el tiempo, día tras día, día tras día, hora tras hora, cuando estás sentado, de pie, acostado, y caminando por el camino. Es el tema de toda tu conversación, con tu familia, con tus hijos. Controla lo que haces en tu hogar, y en los asuntos de entrar y salir conforme vives tu vida. La palabra de Dios, entonces, en el pasaje en Deuteronomio 6 básicamente dijo, “Escríbela, escribe la verdad en los postes de tu casa.” En otras palabras, la Palabra de Dios se convierte para ti como un espectacular, como un anuncio espectacular. Lo ves por todos lados, tiene aplicación en tus manos, tiene aplicación en tus pensamientos, tiene aplicación en tu hogar, tiene aplicación conforme entras y sales. Es como colocar letreros grandes por toda área de tu vida, por todas las áreas de tu vida. Los anuncios espectaculares de la Palabra de Dios.

Usted no puede manejar por las calles en nuestra sociedad, en nuestra cultura sin ver anuncios espectaculares promoviendo licor, promoviendo cerveza de manera predomínate, promoviendo cigarros. Espectaculares por todos lados, promoviendo todo tipo de cosas. Ahora, vemos eso y entendemos porque los jóvenes son atraídos a el alcohol y los cigarros. Ya ni siquiera pueden promover esas cosas en la televisión, pero están usando los anuncios espectaculares que están frente a los ojos de toda persona en nuestra sociedad. El Señor conoce la naturaleza humana, Él nos conoce, Él sabe que responderíamos a letreros y esa es la razón por la que la Palabra de Dios nos dice que debemos tener letreros y esos letreros deben ser coherentes con los que la Palabra de Dios dice, letreros de doctrina sana, letreros de verdad bíblica.

Una vez se le preguntó a un hombre, ¿cuándo te vas a acostar de noche, y tienes dificultad en dormir, cuentas ovejas? Él dijo, “No. Escucho al pastor.” Sabe una cosa, es bueno hacer eso. Es bueno irse a acostar de noche, recitando algunos de los letreros que Dios ha revelado en Su Palabra. Meditar en la Palabra de Dios es absolutamente crucial. Simplemente dejar que sature su mente. Simplemente pensando en ella. “Bienaventurado el hombre”, Salmos 1:1 y 2 dice, “que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado, sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.”

Ahora, la palabra meditar realmente, tiene la idea de rumiar constantemente algo. En cierta manera es una palabra que puede simbolizarse por una vaca que está masticando la comida. Sale por la mañana, y mientras que el pasto está fresco, la vaca se come el pasto y cuando el sol sale el pasto está caliente, y el clima es caliente, la vaca sale y encuentra un lugar con sombra, y simplemente continúa masticando lo que ha ingerido al principio del día. Y realmente así es la meditación. Usted lo ingiere y después comienza a meditar en ello. Lo vuelve a traer a su mente y piensa en ello, lo pondera, su propia mente trata con su propia aplicación y demás. Esa es una parte muy importante de entender la Escritura.

Y si puedo añadir algo a eso. Creo que algunas veces, también ayuda dialogar de esto. No creo que la meditación por sí sola nos lleva al pensamiento profundo de la Escritura. Creo que lo que realmente estimula la meditación, si usted tiene una conversación con alguien de eso. Esa es la razón por la que creo que en Deuteronomio 6 dice, “Habla de esto cuando te levantes, cuando te acuestes, cuando te sientes, cuando andes por el camino.” No sé cómo es usted, pero algunas de las cosas que llegan a ser claras para mí, al entender la Escritura, se vuelven claras para mí de manera más rápida en el diálogo que cuando estoy aislado, cuando estoy solo.

Entonces, simplemente incluyo esto porque creo que realmente es importante rumiar en la Palabra de Dios, meditar en la Palabra de Dios, y discutir la Palabra de Dios todo el tiempo. Y usted le sorprenderá como eso le va a ayudar a usted a apropiarse de ella, hacerla suya, y entender sus aplicaciones maravillosas para su vida.

Después, otro principio que le quiero dar, y no voy a desarrollar esto porque este es otro tema en sí solo. Si usted realmente quiere conocer la Biblia, léala, interprétela, medite en ella, y, en cuarto lugar, y quizás lo que es más importante, enséñela. Hay un principio simple que realmente es verdad, lo que usted da se queda. La mejor manera de aprender es enseñar, la mejor manera de aprender la verdad bíblica es ser responsable por tener que transmitirla. Pablo dijo en 2 Timoteo 2:2, “Las cosas que de mi has oído ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean aptos para enseñar también a otros.” Si usted quiere retener la verdad, dela.

Dice usted, ¿por qué es eso? ¿por qué es eso verdad? Bueno, es verdad, porque en primer lugar para enseñarla tiene que aprenderla. Y después conforme usted está esforzándose porque sea claro para un estudiante, usted está esforzándose al mismo tiempo para que sea clara en su propia mente. Este podría ser uno de los secretos que no debería revelar, pero yo predico primordialmente lo que quiero, lo que me ayuda, lo que me motiva, lo que aclara las cosas para mí, lo que tiene sentido para mí, lo que hace que la Palabra de Dios sea clara para mí.

La gente siempre me pregunta, “Bueno, cómo sabes, ¿cómo sabes cómo piensa tu congregación?” Bueno, no sé cómo todos piensan, todos ustedes. “¿Cómo sabes cuales son los intereses de tu congregación? Y ¿cómo conoces el pulso de tu congregación y demás, en una iglesia grande como esa?” Para ser honesto, algunas veces podría estar un poco resistente a decirlo, pero para ser honesto con usted, el predicador como maestro, termina predicando y enseñando lo que cautiva a su propio corazón.

Y cuando yo tengo dificultad con hacer que algo sea claro para usted, y encontrar un camino, una manera de hacer eso, es porque ha sido claro para mí, y usted transmitiéndole eso a usted. Entonces, cualquier persona que enseña, está involucrada en el torbellino de esta lucha con la verdad. Yo quiero que sea clara, tengo esta pasión consumidora por entender la Escritura, y en cierta manera ustedes reciben el resultado de eso. Antes de yo pueda enseñarles, yo tengo que aprenderla.

Y también me doy cuenta de que cuando tengo dificultades por entenderla entra en mayor profundidad. Y después cuando estoy teniendo dificultades en el púlpito, y algunas veces hay más dificultades que otras ocasiones, conforme estoy teniendo dificultad en comunicárselas, también está sellándola en mi propio corazón. Y la repetición es útil también, especialmente si usted tiene que predicar dos veces el domingo por la mañana. Pero le voy a decir en este momento, la mejor manera de aprender la Biblia es enseñarla. Y quizás usted no sienta que usted puede ponerse de pie, enfrente de un grupo de escuela dominical o un grupo de personas y enseñar, pero seguramente usted puede encontrar a alguien quien necesita de manera desesperada conocer la Palabra de Dios, y asumir la responsabilidad de enseñárselas.

Ahora, habiendo dicho todo eso, podríamos llegar a algunas conclusiones simples. Dios nos ha dado Su Palabra, es la fuente de verdad, es la fuente de bendición, es la fuente de victoria, la fuente de crecimiento, la fuente de poder, es la fuente de guía, es la fuente de esperanza, es el camino de la justicia, es todo lo que necesitamos. Vivimos por toda palabra que sale de la boca de Dios, este tesoro inmenso. Hemos estado hablando de esto a lo largo de este estudio, este tesoro inmenso está en nuestras manos, abarca todo si lo abordamos de manera fiel. La Biblia demanda de nosotros que la creamos, que la honremos, que la amemos, que la obedezcamos, que peleemos por ella, y contendamos por ella, que la proclamemos y también que la estudiemos.

Colosenses 3:16 dice: “que la palabra de Cristo debe morar en abundancia en nosotros”, en abundancia. El apóstol Pablo al orar por los efesios, oró porque “su corazón fuera alumbrado para que conocieran cual era la esperanza de su llamado, y cuales eran las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál era la grandeza que sobrepasaba todo de su poder hacia nosotros los que creemos.” ¿En dónde va a aprender usted eso? ¿en dónde va a encontrar usted eso? es revelada en la Palabra de Dios. el oró porque conociéramos la verdad de Dios, porque entendiéramos la verdad de Dios. A los filipenses Pablo les dijo: “Oro porque vuestro amor abunda aún más y más en conocimiento real y todo discernimiento, para que aprueben las cosas que son excelentes, para que sean sinceros, o genuinos.” Una y otra vez, las Escrituras nos dicen que debemos entender sus verdades. 

Entonces, hemos estado tratando de mostrarle un patrón mediante el cual podemos entender esas verdades y hacerlas nuestras. Supongo que mi oración, o mi deseo por ustedes sería el mismo como lo que Pablo expresó en 1 Tesalonicenses 2:13, “Por lo cual también nosotros sin cesar, damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la Palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino es en verdad, la Palabra de Dios la cual actúa en vosotros los creyentes.”

Mi oración por usted es que usted oiga la Palabra, usted entienda la Palabra, y que la Palabra lleve a cabo su obra en su vida, conforme usted se compromete con aprenderla. Mateo 4:4, de nuevo, “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Aliméntese de ese pan celestial. Oremos.

Padre, ha sido tan maravilloso estar juntos esta mañana y estudiar Tu Palabra, y cómo podemos escarbar y desatar las verdades que están ahí. Oro por toda persona aquí que ellos hagan eso, que ellos aprovechen este tesoro increíblemente rico. David dijo, “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra Ti.” Y no hay otra manera, evitamos el pecado cuando la Palabra nos controla. Llénanos con las convicciones de Tu verdad, para que vivamos para Tu gloria. En el nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

This sermon series includes the following messages:

Please contact the publisher to obtain copies of this resource.

Publisher Information
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969

Welcome!

Enter your email address and we will send you instructions on how to reset your password.

Back to Log In

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize
View Wishlist

Cart

Cart is empty.

ECFA Accredited
Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Back to Cart

Checkout as:

Not ? Log out

Log in to speed up the checkout process.

Unleashing God’s Truth, One Verse at a Time
Since 1969
Minimize